Los tecnobobos (la tecnofilia en su máximo exponente)

Si bien ya había identificado de manera general y resumida a esta “especie”, son tantos en cantidad y tan dañinos para la sociedad como tal, que (como prometí en “borradores”) debí detallar un poco más para entender a quiénes abarca y qué es lo que hacen (o dejan de hacer). Anteriormente, dí un resumen conciso en “La cultura de lo efímero” (donde podrán ver las generalidades de los “tecnobobos” bajo “Efímero material – Tecnológico” y “Electrónico”). Este sector social se encuadra dentro de los “estúpidos” (ver post).

Ahora… que es un “tecnobobo”? Básicamente y para entender mejor, son las personas que se desviven por tener las novedades en tecnología, sin importar el costo ni el uso que se le pueda llegar a dar. Obviamente, sus pasiones son pautadas por otras personas, yendo siempre tras el grueso de la manada.

Cabe destacar que no hay que confundirlos con los simples consumidores de tecnología común. Estos suelen pensar, sopesar y evaluar las compras para decidir cuál es la mejor para su propio interés y no tienen aparatos superfluos en su poder. Si se les corta internet (por ejemplo), obviamente que entrarían en la desesperación (me incluyo) porque somos una sociedad tecnológica; pero de ahí a tener una avidez imparable y tratar de conseguir a toda costa el último teléfono (que básicamente, sirve para llamar… igual que el anterior) porque posee lásers estroboscópicos al ritmo del último reggaetón… Una cosa es el consumismo para bien, otro muy diferente el abuso del consumo. Creo que queda clara la diferencia.

——————————————————

TECNOLOGIA… MALVADA?

Cuando hablo de “tecnología” no me refiero solamente a “gadgets“. La lista suele contener:

  • Gadgets “comunes”: telefonía celular, reproductores de mp3/mp4, novedades/curiosidades de poca aplicación real, etc
  • Tecnología casera: reproductores de DVD, televisores, home theater, etc.
  • Tecnología automotriz (interna/externa): Reproductores de DVD/audio/mp3, parlantes, tuning, etc.
  • Computación (hardware/software): monitores, parlantes, teclados, juegos, navegadores, tarjetas de video, etc.
  • Tecnología basura (gama baja): aparatos o diseños de poca aplicación o uso, típicamente los ofrecidos en los “llame ya” o similares.
  • Tecnología basura (gama alta): aparatos muy caros y complejos diseñados para usos muy específicos, pero comprados sin intención de dárselos (usuarios comunes comprando medidores de temperaturas láser, mini-estaciones meteorológicas, etc.).
  • Novedades en servicios: internet, telefonía y servicios de valor agregado (generalmente adquiridos a través de promociones en TV).

Antes de proseguir, tengo que aclarar que esta “tecnología” no es “pecaminosa” per se. Si un ingeniero compra un medidor láser, estará invirtiendo en algo que será de suma utilidad (en calidad y en cantidad). Lo mismo sucede, por ejemplo, con alguien que realiza limpieza en casas y compra un producto “llame ya” que le aliviaría gran parte de su trabajo. Lo que mido aquí no es la tecnología en sí, sino el uso práctico que se le dá a la misma.

——————————————————-

CARACTERISTICAS DE LOS “TECNOBOBOS”:

He visto a muchísimos personajes de éstos en mi vida. Si bien se han acrecentado con la globalización, la bajada de precios, la variedad y la tecnología al alcance de cualquiera, siempre estuvieron allí. La única ventaja que tienen es que si estamos en el ramo correcto, podemos venderles virtualmente cualquier cosa. Fuera de esa aparente ventaja económica, no sirven para mucho más.

Las características principales comunes (y generales) que diferencian a los “tecnobobos” del resto, son:

  • Poseen siempre tecnología de punta y (pese a ello) le dan un uso banal sólo a una parte de lo adquirido: si tienen un celular con mp3, videos, cámara de fotos y conexión a internet, usarán ésta última para bajarse videos o ringtones “divertidos” y con la cámara sacarán unas pocas fotos como para decir “la usé” y luego, nunca más (por ejemplo). Estimo que, en el mejor de los casos, se usa el 50% de lo adquirido. El resto? Gasto total irrecuperable.
  • Solapan tecnologías en diversos aparatos: no conformes con tener (por ejemplo), un celular que saca fotos y filma, tienen también cámara de fotos digital (que también filma) y filmadora. Pero paradójicamente, no suelen usar esas capacidades correctamente en ninguno de los aparatos.
  • Son fanáticos del “todo en uno”: si necesitan un teléfono, se compran uno que venga hasta con sacamocos (por las dudas). Pese a que los estudios (y mi experiencia) dicen que cuanto más se agrega en un aparato, peor calidad tienen todos los componentes o “maravillas agregadas”, ellos obvian ésto y compran siempre por “cantidad de chiches” (no por calidad). Por algo el iPhone (el tan mentado “multichiches” en éstos días) tiene un problema en un chip (que no tiene que ver con la telefonía) que da problemas para llamar… Un teléfono que funciona como cualquier cosa menos como teléfono? Gracias, paso. (NOTA)
  • Aunque son grandes consumidores, paradójicamente la mayoría de los “tecnobobos” no saben un ápice de tecnología: están movidos por las modas o las tendencias implantadas por otras personas, por lo que en la mayoría de las veces, ni siquiera saben lo que es un byte. Saben que su celular saca fotos (por ejemplo), pero aunque tienen la información a la vista, si uno les pregunta en qué formato se guardaron o cuánto “pesan”, simplemente no lo saben. Las compras son una forma de demostrar que son “tecnológicos última moda”, aunque carezcan del conocimiento o inteligencia como para comprenderla. Es más un abono a un “club de aceptación por tecnología” que una compra útil en sí misma.
  • Suelen suprimir gastos primordiales para poder adquirir el producto (improductivo) de sus sueños: no es raro ver que compran alimentos “marca del súper de tercera categoría” o envían a sus hijos a escuelas públicas (no por una cuestión de educación, sino porque aducen no tener dinero), pero sin embargo siempre a fin de mes se aparecen con alguna tecnología rara y onerosa.
  • Sumado al punto anterior, suelen endeudarse para poder consumir la última tecnología: ya sea a través de la compra con tarjetas de crédito, pedido de préstamos (profesionales o a familiares/amigos) y hasta del empeño de bienes propios. Aunque no lo hubiesen hecho para abrir un negocio propio o ampliar la casa, sí lo hacen para tener el aparato más “nuevo, caro y brillante” de hoy.
  • Una vez adquirido el producto/servicio, lo muestran a diestra y siniestra cada vez que pueden: no es casual que “de la nada” saquen su celular con alguna excusa para poder mostrárnoslo, o que nos inviten a su casa para que veamos las megapulgadas de su televisor con conexión satelital. La adquisición no sirve de nada si no se puede ostentarla ante los demás. Asisten a todas las fiestas y reuniones posibles, solamente porque es el lugar propicio para promocionar su nueva compra.
  • Adicionalmente al punto anterior (y al haber otros “tecnobobos” presentes), se suelen armar “competencias tecnológicas” entre miembros de la misma categoría: acaso nunca han visto cómo intentan mostrar quién es el que tiene el mejor (o más original) ringtone? O cómo “su” celular hace cosas con las fotos que ninguno más hace? Inclusive hasta qué reproductor de DVD tiene más lucecitas? Esta conducta no es más que una infantil competencia del estilo “yo la tengo más larga”…
  • Suelen consumir productos en estado beta o sin desarrollar apropiadamente (a veces sabiéndolo, otras veces no): aunque su actual sistema operativo ande de maravillas, no dudan en sacar todo e instalar el último Windows-Mega-Súper-Ultimate (casi siempre, antes de que salga oficialmente; por supuesto, pirateado), pese a que faltarán años para que se creen programas para el mismo y con las eternas fallas que tendrá el nuevo sistema. Lo mismo con cualquier juego, soft o tecnología aún sin estandarizar. Qué importa si el Blu-Ray o el HD-DVD quedarán obsoletos en cuestión de meses? (de hecho, uno de los dos “morirá” tecnológicamente hablando; sin embargo, se venden equipos y películas por doquier de cualquiera de los dos). La cuestión es comprar rápido y mostrarlo antes de que pierdan por completo su dinero.
  • Si algo falla (ya sea por producto con línea defectuosa o en estado beta), suelen pegar otro salto hacia adelante (o hacia el costado) de la cadena tecnológica, pero casi nunca vuelven atrás: en caso de hacerlo, se estaría retrocediendo (aunque el escalón inferior sea más seguro y usable) y eso no se lo permite a sí mismo un “tecnobobo”. Es preferible seguir saltando entre cosas desconocidas que volverse “anticuado” y perder la “onda de la moda fashion”.
  • Cuándo nos preguntan por qué nosotros no somos como ellos, toman las dos únicas alternativas propias de los “tecnobobos”: o dicen comprender y que tenemos razón o nos atacan antes de retirarse a “jugar” con otros de su misma especie. En el primer caso, dicen “tenés razón, es mucha tecnología”, pero al mes siguiente ya tienen su nuevo juguete en mano. En el segundo caso, nos tildan de tener “tecnofobia” (pese a que uno trabaje sobre tecnología, la consuma y la venda) y de atrasados intelectuales (pese a que uno probablemente sepa mejor cómo funciona el aparato que posee el otro). Estos últimos son lo que llamo “tecnobobos agresivos”.
  • Sumado al punto anterior, los “tecnobobos agresivos” tal vez sean los que tengan una neurona más, pero los que menos sentido común utilizan (siempre dentro de los “tecnobobos”, por supuesto). Por ello, hasta suelen defenestrar a los “tecnobobos” comunes, disfrazando su bobez propia de “ser adelantado” para diferenciarse del resto (de los tecnobobos y también de la gente común). Son los que cada vez que nos ven, vuelven a preguntarnos “todavía seguís con ese dinosaurio?” (aunque sea un aparato de hace 2-3 meses). Si uno sabe lo básico de tecnología es fácil rebatirlos en su propio terreno, inclusive inventando si es necesario (total, su inteligencia ya les impide ver qué puede ser cierto y qué no). “Ahhh, y el infrarrojo te conecta también con palmtops, con handhelds y redes inalámbricas abiertas de datos externos? O “solo” con otros celulares?” y “Ah, pero si vos vés a los demás teléfonos que están cerca como parte de la red de datos compartidos, ésos te ven a vos también y te pueden subir algún virus que pueda flashearte la ROM y perder el control de usuario para pasar a ser un bot spammer o shareador de datos privados (cuanto menos). Seguiste las directrices de seguridad del conglomerado 3G?”. Sentencias como esas dos suelen callarlos, calmarlos (y hasta deprimirlos u ofenderlos) y sirven como buen antipulguicida por laaargo tiempo. También pueden ser usadas con “tecnobobos comunes”, aunque generalmente es menos efectiva (se marean un poco, pero vuelven al rato).
  • Viven preguntándonos por qué no somos como ellos: no comprenden como alguien no pueda ser ultraconsumista de tecnología y atenerse solamente a lo que se va a usar y de forma segura.
  • Por regla general son HOYGAN: son gente sin conocimiento alguno (lenguaje incluído) que cuando frecuentan internet, suelen pensar que la misma no es controlada por nadie, que la gente es toda pirata o piden cosas ni siquiera inventadas. No es raro ver que entran a pedir “algún programita para que mi celular marca pipi-papa se desbloquee para todo el mundo y pueda hablar y tener internet gratis”. Prometo hacer un post completo del fenómeno HOYGAN a futuro.
  • Generalmente en internet, hacen uso intensivo de las redes sociales: es otra forma de poder mostrar las posesiones “0 day”. Inclusive el decir “estoy en tal y tal y tal otra” es sinónimo de posesión tecnológica (aunque de ésta forma, totalmente gratuita). Suelen competirse con otros “tecnobobos” por la cantidad de “amigos electrónicos” que tienen.
  • También por regla general, poseen página o blog (aunque también dicen “andá a mi página” y dejan una dirección de mail. Bastante paradójico…). Allí suele encontrarse información sin hilo preciso, muy difusa y bien efímera (como buenos “tecnobobos” que son). También buscan desesperadamente comentarios, visitas o suscripciones, pero no tienen en claro el porqué y nunca están conformes con los números actuales. De todas formas, llenan la página con contadores y “badges” de todo tipo para “demostrar” cuánto valen. Es que necesitan aceptación electrónica también…
  • Ante la falta de conocimiendo del manejo, prefieren decir que “los cagaron” y pedirle explicaciones al vendedor (o inclusive a la fábrica del producto) antes que dar una ojeada al manual.
  • Usan tecnologías de comunicación en situaciones irrelevantes y estúpidas: es muy común ver que son capaces de llamarnos por celular… aunque estén al lado nuestro. Tampoco es raro encontrar gente que manda un SMS con un “estoy en la puerta” (en vez de estirar la mano y tocar el timbre). Esto no es más que un “floreo tecnológico” que busca el reconocimiento y la aprobación del otro, pero no hace más que demostrar el tipo de abuso que llevan a cabo.
  • Tienen un muy bajo nivel de disfrute y satisfacción: el estar pendientes a cada momento si ha salido algo nuevo que adquirir, los hace estar constantemente en búsqueda de su “próximo sueño”, impidiéndoles disfrutar lo que tienen en ese momento exacto. La “curva de aburrimiento e insatisacción” es notablemente corta, incluso puede ser de pocas horas: una persona que al inicio de una fiesta muestra orgullosamente su nueva compra, puede convertir eso en avidez por cambiar nuevamente si alguien le muestra un modelo más nuevo con una luz extra (lo he visto con mis propios ojos). El deseo es muy movedizo y no hay un fin determinado en estos especímenes.
  • Los “tecnobobos” casi siempre adquieren en varios frentes: muy raras veces veremos a uno que tenga un celular viejo pero una PC nueva. Son bobos bien amplios: tienen que tener la última PC y el nuevo celular y el último aparato mp4. No hay lugar para los o.

—————————————————–

SUBDIVISIONES DE “TECNOBOBOS”:

Si bien hay varias subdivisiones que he notado (los que fidelizan una marca, los que apuntan a cierta tecnología única, etc), debo decir que las más importantes (y contrarias entre sí) son los pobres-ricos y los jóvenes-adultos.

  1. En los “tecnobobos pobres”, al no haber dinero como para seguir el tren que impulsa el consumismo tecnológico, suele primar la tecnología económica o incluso gratuita. Si bien no son muy apreciadas por el resto de los “tecnobobos” si se utilizan solas, sirven de todas formas a sus fines. En éste caso, se hace ostentación de cuántos juegos, programas o redes sociales se tengan. Asimismo, al momento de comprar tecnología, suelen aprender más detalles de la misma para poder extender el plazo de satisfacción (ya que la velocidad de recambio es mucho menor que en los otros). Esto no indica que le den buen uso, recordemos que siguen siendo “tecnobobos”.
  2. En los “tecnobobos ricos”, al no ser problema el dinero, lo que prima es la velocidad de recambio y la capacidad de sorprender a “su público” con novedades inéditas. Generalmente hacen sus compras en el mercado internacional, para tener el producto/servicio mucho antes que cualquier otro de su estirpe. En el caso de productos que requieran servicios internacionales (como los celulares que necesitan de línea, por ejemplo), adquieren algo que no funcionará en mucho tiempo, pero eso no los amedrenta: muestran de todas formas las luces y servicios propios del aparato, aunque sea un teléfono que no sirva como teléfono (?!). También suelen reservar aparatos que saldrán 1-2 meses después, sin siquiera saber bien para qué sirven o que funcionalidades poseen. La reserva sirve también para “chapear” a los demás.
  3. En los “tecnobobos jóvenes”, prima por sobre todo la moda. Si la misma cambia y es necesario pasar de tecnología a pulseritas de colores, ellos irán detrás olvidándose de sus celulares. En gran parte de éste grupo, esa moda es pasajera (obvia de la edad, los caprichos y la rebeldía) y luego se convierten en adultos normales. Caso contrario terminan en…
  4. Los “tecnobobos adultos”: suelen ser frustrados por definición, necesitan autocomplacerse diariamente con regalos que la sociedad les señale como “válidos”. Generalmente tuvieron (y tienen) grandes déficits en los aspectos “humanos” (amor, familia, amistades, etc.) y vuelcan entonces sus energías en lo que “se usa ahora” para poder ser aceptados. Son lo que antiguamente se llamaba “pendeviejos”: adultos incapaces emocionalmente (y por ende, intelectualmente) y que no pueden (o no quieren) afrontar su realidad personal y edad actual, por lo que intentan “retrasar el reloj” y volver a intentar vivir cosas ya vividas, pero de forma más “liberal“. La diferencia es que ahora eso se hace con mucho dinero de por medio y mucho más esfuerzo por “encajar”. Suelen ser autoritarios o incomprensivos con su círculo personal y muy complacientes con los de afuera. Son emocionalmente inestables, muy nerviosos y completamente inmaduros. Eso los hace propensos a tener “blancos” mucho más móviles y no es raro escuchar que “mañana me compro tal cosa” y al otro día una propaganda (o promotor) les hace comprar otra totalmente distinta. En caso de tener hijos, los mismos suelen seguir en eterno estado de rebeldía (ya que su/s padre/s aún no crecen) y a veces hasta terminan renegando de la tecnología (para no parecerse a su/s padre/s). Si bien muchos de éstos aspectos se repiten en todas las clasificaciones (como veremos más adelante), en los “adultos” son más visibles e incomprensibles. Por regla general, un “tecnobobo adulto” no tiene capacidad de retorno a la vida normal, haciéndolo el más efímero de todos a la vista externa (y el más estúpido en la interna).

——————————————————

COMO SON EN LO SOCIAL?:

Como personas en sí, son muy variadas e influyen mucho las cuatro características detalladas arriba. Pero puedo detallar las comunes en las personas que he conocido “de cerca” (familiares, amigos) como así también en clientes:

  • Son ansiosos, hiperactivos y nerviosos. Siempre están en busca de su nuevo trofeo y no pueden esperar a tenerlo. Inclusive, si surgiese algún retraso, prefieren pagar el artículo/servicio más caro en un lugar con menos garantías (aunque la demora sea de 1 día).
  • Como aclaré con los “tecnobobos adultos”, son inestables e inmaduros (emocional e intelectualmente). Suelen ser autoritarios o pasivos y sumisos completamente (sin términos medios). No suelen tener relaciones personales serias de ningún tipo, ya que son efímeros por naturaleza.
  • Son inseguros y siempre buscan la aprobación de un tercero para sentirse felices. Tampoco son de tomar decisiones (y en caso de hacerlas, generalmente son incorrectas); son directamente movidos por lo que mueve a la manada, no parecen tener bases ni decisiones propias. Por ello también consumen los mismos programas televisivos, tipos de ropa y hasta posturas políticas que los de la mayoría “tecnoboba”.
  • Son inconformistas en todos los aspectos y generalmente no tienen proyectos a largo (y de largo) plazo. Es común verlos una semana estudiando algo y a la siguiente, otra cosa distinta. Con las profesiones es lo mismo: dicen haber encontrado el trabajo perfecto, pero a la semana están cansados y piden un cambio a gritos. Inclusive pensamientos báses pueden ser modificados con el chasquear de los dedos (no sus dedos, sino los de la sociedad).
  • Independientemente de la edad, son malcriados y no respetan ni a sus aparatos (para qué cuidarlos?, si a los pocos meses “se tiene” que cambiar…). Esa falta de respeto hace que pierdan muy seguido sus “tan amados” aparatos (excusa perfecta para comprarse otro. Lamentarse o aprender? Jamás!). Y la misma, es extensible hacia el resto de la gente.

———————————————–

LA PELIGROSIDAD DE LOS “TECNOBOBOS”:

Muchos se preguntarán: pero además de lo idiotas que son, por qué podrían ser peligrosos? Recuerden que no estamos hablando de lo peligrosos que son los “tecnobobos” con ellos mismos (que primero se dañan a sí mismos y luego a los demás, como buenos estúpidos que son). Al manejarnos en tecnología y también en relaciones personales, los efectos nocivos recaen sobre muchos aspectos y en mucha gente. Algunos marcan tendencias para el futuro, otros se ven en el presente. Detallo los efectos adversos sobre todos que los “tecnobobos” producen:

  1. Disminución paulatina de las relaciones interpersonales: como prima el abuso del contacto electrónico por sobre el personal, las relaciones con “gente real” se ven muy disminuídas (con todo lo que eso conlleva para los allegados, ya sean amigos o familiares).
  2. Las relaciones con la familia directa son casi inexistentes: por ésto, en caso de ser padres (por ejemplo) crían chicos sin atención ni estímulos o con un sentido erróneo de lo que la vida depara o es en realidad. Asimismo, no se inculcan valores y, en caso de hacerlo, son completamente irracionales y equívocos.
  3. Deterioran el lenguaje: la tecnología es rápida y para poder utilizarla del mismo modo, se (di)seccionan palabras para convertirlas en vocablos de más facil transcripción. Usando ese método pocas veces es inocuo. Pero coloquen en la sociedad a alguien que vive escribiendo de esa forma y… bueno, creo que ya habrán visto éste punto en la “vida real”.
  4. Fomentan un rango específico de negocios: comprando siempre el mismo rango de tecnología, se decae el resto de la industria. La tecnología es muy importante, pero no tanto como lo es ahora (en números de ventas). Ese porcentaje “extra” se recibe en detrimento de otros negocios en otros ramos.
  5. Aceleran el recambio tecnológico y fomentan la “salida apurada del horno” de productos que carecen de pruebas completas. Que la tecnología se renueve es absolutamente perfecto. Pero que lo haga a la velocidad de hoy en día es dañino (para el bolsillo, principalmente). Antes se hacían aparatos, se testeaban, se aseguraban de que no tuvieran fallos y luego salían a la venta, tal vez meses después. Ahora se diseñan, se les pega una testeada rápida y antes de salir a la venta, ya están creando el siguiente dispositivo (se dice que las grandes empresas tienen 3 niveles en paralelo; mientras un aparato sale a la venta, otro está terminado y esperando a salir, y otro más está en las fases finales). Por ésto nos encontramos con software que no funciona correctamente (o que tiene cientos de fallas de seguridad, literalmente), con aparatos fácilmente hackeables (por cualquiera) o con baterías de celulares o notebooks que hasta explotan (1)(2)(3). Pero sin embargo, los “tecnobobos” siguen consumiendo ésto de forma acelerada y “pidiendo más” apenas adquirido lo último. Es el sueño de toda empresa: lanzar un producto defectuoso, que compren todas las unidades y sigan con hambre. Total, después arreglan medianamente el aparato, le ponen una lucecita nueva y voilá, ya está la “mejor novedad tecnológica del mundo! Apúrese que se agota!”. Mejor que pan caliente.
  6. Fomentan el SPAM y el armado de redes ilegales: al no saber usar la tecnología, son usuarios de “dedo rápido”. Prefieren clickear sobre cualquier adjunto o página sospechos, que estudiar qué peligros puede acarrear eso. Con la promesa de tener un último dispositivo o un hack que puede hacer maravillas inéditas con cualquier aparato, son de bajarse cualquier virus o troyano que dé vueltas por la red. Obviamente, luego de ésto, los virus suelen reenviarse a toda la lista de conocidos perjudicándolos también. Si es un troyano, la máquina se convertirá en un bot de SPAM manejado vaya a saber uno por quién (de seguro, ningún “tecnobobo”). De todas formas, eso no les importa. Carecen del sentido común como para entender que la adquisición de tecnología no acarrea sólo derechos, sinó también obligaciones (hasta que sus ISP’s se los digan, incluso así no entenderán).
  7. Crean una sociedad cada vez más parcialista y discriminatoria: si no se tiene el último “gadget” (o el dinero para adquirirlo) uno “no existe”, fomentando el consumismo extremo. En los “tecnobobos” los rangos van avanzando a medida que más se tiene (o más rápido se cambia). El resto de las personas no tienen valor alguno. En el caso de los chicos es aún más difícil, ya que en caso de no cumplir con los “nuevos cánones” se vé fuera de la posibilidad de insertarse correctamente en la sociedad.

————————————————-

CONSIDERACIONES FINALES:

Y todo ésto sin contar que fomentan la “sociedad de los futuros muertos”: gente que vive el día a día persiguiendo lo que busca el resto y cambiando según los caprichos de los fabricantes, sin importar las prioridades reales y obviando al resto. Vivir, comprar o consumir según el capricho de alguna empresa? Perseguir algo que no aporta absolutamente nada a futuro? Ha quedado claro que en éste caso, la tecnología (que suele ayudar) es destructiva en manos de gente inepta ya desde sus bases. La culpa no es de la tecnología, sino de los chanchos que le dan de comer.

Si nuestro GPS nos dice que sigamos por una calle que en la “vida real” no existe (y vemos que hay una pared enfrente), seguiríamos de todas formas? No? Bueno, se sorprendería lo que muchos “tecnobobos” pueden lograr… sólo en Inglaterra ha causado más de 300.000 accidentes (VER NOTA). Sin embargo, han dejado de comprar aparatos de GPS?…

Y como muestra extra de lo inútil que puede ser la tecnología mal aplicada por los “tecnobobos”, un estudio científico dice que cada vez que recibimos un mensaje de texto o correo electrónico, tardamos 64 segundos (en promedio) en recuperar el hilo de pensamiento. Multiplique eso por los SMS o mails que reciben (o envían). Concluyente. (NOTA)

Creo que pueden imaginarse lo que sucedería si existiesen varias generaciones de “tecnobobos” en el mundo. En todo caso, al menos sabríamos muy bien como morirían: sin seres humanos alrededor, sobre la mesita del teclado y un dedo a milímetros de hacer click para comprar la “Stacy Malibú con sombrero nuevo“…

Lectura recomendada: (1) (2) (3)

About these ads

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en El mundo fue y sera..., Filosofía, General, Mis experiencias, Mis pensamientos, RECOMENDADOS, Tecnologia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Los tecnobobos (la tecnofilia en su máximo exponente)

  1. Migue dijo:

    Gracias por pensar, por hacer pensar y por hacer disfrutar a quien sepa ver lo que tan bien analizas, según mi forma de verlo, claro está.

    Gracias a los tecnobobos, he conseguido 4 portátiles ‘obsoletos’ que ya no querían porque se habían actualizado y que he vendido a precio de ganga gracias a lo que he comprado el portátil más barato que he visto sin buscar demasiado, mi entorno no comprende por qué me compré esa cascarria con un asqueroso C2D a 1’8, solo 160 Gb, 2 Gb y sin puerto infrarojo, firewire y demás chuladas de esas que seguro no saben ni como funcionan…

    Me alegras el día con tus analisis, gracias de nuevo.

  2. Xander Cage dijo:

    Excelente nota. Larga pero la mas completa que vi hasta ahora. Una cosa es consumir algo como cualquiera de nosotros y otra es acaparar todo lo que salga en catalogo para presumir.
    Muy de acuerdo con todo. Yo conozco a cientos de ellos y no saben ni usar lo minimo de sus aparatos. Una verguenza.

    Muy buena reflexion, ya la estoy recomendando. Me gusto mucho el termino, seguro lo uso de ahora en mas :-)

  3. Hola Pienso :)

    Muy buen y completo Post.

    Considero que los descriptos son parte de los llamados ´´Consumistas Compulsivos¨, aplicado en este caso al rubto tecnología e informatica.

    En tres años, no creo que sirvan de mucho esta tecnología, espero equivocarme.

    Saludos :)

    Marcial

  4. Migue: Pero… cada vez me hacen poner más colorado! ;-)

    Concuerdo con lo que decís y olvidé ponerlo dentro de las “ventajas”: que los que piensan y usan la tecnología conscientemente adquieren gracias a los “tecnobobos” artículos a menor precio. Aunque te digo que tratar con ellos es casi imposible (al menos en Argentina), porque piensan que su artículo vale lo mismo que lo que quieren comprar… Eso olvidé ponerlo también.

    Muchas gracias a tí otra vez por tus comentarios y me alegra saber que este tipo de reflexiones sirven de algo para los demás también.

    XC: Muchas gracias por los comentarios. Originariamente era una nota “relativamente chica”, pero siempre me acordaba de algo o debía agregar algo nuevo. Pero creo que queda más claro así, no?

    Jaja, “tecnobobo” lo podés usar siempre con alguien que no lo sea. Decirle así a un “tecnobobo” seguramente no sirve de mucho…

    Marcial: Muchas gracias!
    Es cierto lo de los consumistas. De hecho, se podría aplicar casi entero a ellos. Pero hay un detalle que los separa de los “tecnobobos”: los consumistas compulsivos saben que lo son y lo aceptan (aunque les cueste parar). Los “tecnobobos” se escudan con que su patrón de comportamiento es “por ser adelantados a los demás”, “por entender la tecnología por completo” o hasta por “no quedar rezagados y saber todo de lo nuevo”. Nunca van a aceptar que tienen un desorden compulsivo. Esa es la gran diferencia.

    No comprendo bien el último párrafo: te referís a que lo que tienen ahora no les va a servir de mucho o que la tendencia de comprar tecnología se acabará? Si es lo primero, completamente de acuerdo (de hecho, a los 2-3 meses ya no les servirá); si es lo segundo, no entiendo (a menos que hables del LHC).

    Saludos y gracias a todos!

  5. Pingback: Bitacoras.com

  6. Todos los excesos son malos, los tecnológicos también.

    Saludos.

  7. NT: Por supuesto. Hasta el agua mata! ;-)

    Saludos

  8. Hola Pienso:
    En tres años, no creo que sirvan de mucho esta tecnología, espero equivocarme. No me salen las comimllas, en fin…

    Hablo de ciertos acontecimientos que van a suceder, entre el 2008 y el 2012, justamente recien acabo de publicar un enlace sobre ese tema, en Sociedades Secretas.

    Si lo deseas recoge el Premio con fecha 1/10/2008, que lo distribuí de una manera especial, como sentía.

    Abrazos

    Marcial

  9. Javier dijo:

    Interesante tema, bastante largo y dira que hasta gracioso por que conforme avanzaba me parecia ver algunos japoneses por la calle y como no a otros extranjeros y me sonreia.

    Saludos desde Japon.

  10. Marcial: Ah, ni sabía, ahora encontré el link y voy a chusmear a ver que pasa. No soy muy creyente de las grandes teorías del complot, aunque en algunos pocos casos, suenan bastante certeras.
    Gracias por el nuevo premio! Ya estoy sumándolo y enlazándolo.
    Saludos y suerte!

    Javier: Jaja, ya es la segunda vez que me dicen lo de lo largo, voy a tener que empezar con las tijeras! :-)
    Es que los japoneses ya tienen nombre para ello no? Principalmente las mujeres son “obligadas entre ellas” a llevar la última tecnología y hasta se visten igual, sino quedan fuera de cualquier grupo. Creo que se llamaban pen-pals, pon-pel o algo así, no? (sonaban como PayPal, por eso me acuerdo de algo) :lol:

    Saludos y gracias!

  11. Vadim dijo:

    (NOTA: Edito y pego los dos comentarios acá, porque se corto y se duplicó cerca del final).
    Interesante punto de vista de los “bobos” yo agregaría un bobo mas “el bobo consumista de información” ese que no esta en paz si no esta informado de lo último en la categoría que le interese.

    Creo y entiendo el mensaje de que hay que intentar la satisfacción con lo que ya se tiene, desear produce sufrimiento e idiotez, lastima que soy de los que solo la experiencia le enseña, me cuesta trabajo aceptar consejos.

    Una observación que veo por todas partes que leo y es que la gran mayoría se queja que los artículos o temas son muy largos de leer! pero que les pasa! no sean flojos! (creo y es muy largo lo que escribí).

    Saludos.

  12. Vadim: Es cierto lo que decís, aunque eso lo encajaría en otra categoría. Son los que se apropian de información de cualquier tipo para demostrar que “saben algo”, pero a duras penas entienden lo que supuestamente aprenden.

    El concepto es correcto, aunque creo que desear no está mal, siempre que sean deseos concisos y lógicos. Con lógicos me refiero a que se puedan alcanzar y (una vez alcanzados) que nos duren. Tener deseos “descartables” es completamente de bobos.

    Jaja, muchas gracias por apoyar los posteos largos. Aunque intento e intento hacer alguno corto, siempre termino sumando o encontrando nuevas vertientes que impiden que sea de menos de varias páginas comunes. Como podrás ver, con los comentarios me pasa lo mismo ;-)

    Saludos y gracias!

  13. Pingback: Los adictos a las novedades en tecnología | NoticiasElegidas - Las mejores noticias del mundo, en un solo lugar.

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s