La verdadera razón de éste blog

Soy un auténtico “potencial”. Eso significa que “potencialmente” puedo o tengo que hacer muchas cosas, que por regla general no hago. La lista de “a hacer” siempre supera a las de “completada”. Esto se vé más aún en cuestión de proyectos, no sólo de negocios sinó también personales. Para muchos eso puede ser una bendición, para mí es un auténtico suplicio.

Hace poco hice un cálculo del tiempo que me consumiría hacer todo lo que querría (y mantenerlo). El resultado me dió una 29 horas… diarias! (y dormir no estaba en la lista).

Entonces, rememoré: todo lo que hacía efectivamente era porque la concreción superaba y justificaba ampliamente el no hacerlo o bien por algún “punto histórico” que me determinara a hacerlo (generalmente llamado “crisis”).

Este blog era uno de los proyectos que nunca terminaba de concretar. Aunque pasaban muchas cosas que quería contar, desmitificar, explicar o darles otro punto de vista, el tiempo me impedía ponerlo en marcha. Hasta que llegó EL punto de inflexión en el que me decidí a convertirlo en realidad.

Fué (o es) una época rara. Argentina estaba cada vez peor, mis ganancias cubrían apenas el poder comer y vivir en Capital Federal, se habían estancado las posibilidades económicas a futuro y me había convertido en padre. Todo “normal” hasta aquí, hasta ese día… Puede que suene tonto, pero es la verdadera razón por la que empezó este blog.

Mi niña tenía ya poco más de 5 meses. Mi esposa la había llevado a la plaza y me había comentado que la había pasado muy bien en las hamacas y que debía ver lo alegre que estaba. La siguiente vez fuimos los tres juntos. La coloqué en la hamaca y le dí el primer empujón. Hasta ese entonces sus risas eran tranquilas o mímicas, pero ese día lo hizo de una manera rara y especial: una sonrisa de verdadera felicidad con mezcla de alegría total y completamente inocente y de total agradecimiento por ese momento. Era una sonrisa que iluminaba la plaza, que traspasaba cualquier cosa viviente o inerte con un extremo amor y tranquilidad.

En cuanto la ví, respondí de la misma forma y se me encendió el rostro y el alma… por una fracción de segundo. Luego, se me vino el mundo abajo. Se me agolparon los pensamientos y sentí algo cercano a un terror asfixiante que después dió paso a la única pregunta por la que tendría que esforzarme en responder a diario: cuánto tiempo podría sostener ese estado en ella?

Se me vinieron todas las noticias y experiencias encima. Desde secuestros y asesinatos por cualquier razón a cualquier persona a plena luz del día, abusos sexuales en guarderías y colegios, predadores humanos de cualquier tipo, malas enseñanzas, gobiernos ineptos, justicia ciega, inseguridad, definiciones erróneas de la sociedad y demás. Me imaginé a mi hija totalmente naif frente a este tipo de situaciones, y supe que iba a perder.

Entonces, cuánto tiempo podría protegerla de todo ésto y hacer su felicidad más duradera? Podría realmente? Mientras la hamacaba, se me llenaban los ojos de lágrimas, mezcla de alegría, impotencia y tristeza.

Ese fue el día en que decidí hacer este blog. Me pareció la herramienta más eficaz para poder explicarle en el futuro como funcionan realmente las cosas en el país y el mundo. Cuando tuviese que hacer el paso de la total inocencia al mundo pensante tendría al menos una guía de consulta. También serviría como diario personal para compartir con mi mujer y mi hija. Y si con ésto podía llegar a más gente tratando de hacer un mundo más racional y habitable (para la gente y para mi familia en sí), mejor aún.

Es algo que mucha gente parece no entender diciendo: “no sos apolítico”, “estás en contra del gobierno”, “sos tendencioso” o similares sentencias. No tengo banderas, no practico ninguna religión, no tengo ideologías aberrantes, no me guío por el rebaño. Descubrir las verdades del mundo, hacer una sociedad más racional, proteger y educar a mi familia son las metas que persigue este blog. La razón de comenzarlo y mantenerlo, es todo mérito de mi hija.

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en General, Mi Vida, Mis experiencias, Mis pensamientos, Ser padre y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La verdadera razón de éste blog

  1. Estamos con usté, saludos a su niñita

  2. Hola DDP: muchas gracias por el comentario y el apoyo.

    Saludos

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s