El síndrome de la “propuesta indecente” (y estúpida)

Levante la mano el que no haya escuchado o leído de alguna situación similar a ésta:

“- No se puede gobernar de esa forma. Lo que hace el (presidente/ministro/gobernador) está mal.

– Ah, claro, que fácil hablar sin ser político. Y qué proponés entonces? Tenés algún plan mejor?”

Es una de las estupideces más grandes que he escuchado (y sigo haciéndolo); Generalmente se dá en el plano político (casi siempre como “argumento final” de mano de los detractores de lo que uno dice o piensa), aunque se vé también en otros aspectos de la vida diaria. Lo he visto también en el aspecto comercial (“no te gusta cómo está arreglado? Cómo proponés que lo hagamos?”) y hasta en el médico (“decís que mi diagnóstico no es correcto… cuál sería entonces?”). Cuándo uno (también por regla general) dice que no tiene un plan concreto de solución, lo miran a uno con cara de “claro, hablar y “patalear” es gratis, pero nadie tiene mejores ideas”.

Para hacer la explicación bien fácil para éste tipo de gente que tan poco cerebro parece tener, vamos a recurrir a un ejemplo en el plano cotidiano, para que cualquier chico lo entienda:

Vamos paseando tranquilamente por la calle, cuando nos encontramos con toda una pared de una casa que está torcida unos 45 grados y con riesgo de desmoronarse de un segundo a otro. Nosotros no somos arquitectos, pero deducimos (no solamente a través de nuestra lógica, sino también por la experiencia que nos indica que todas las otras casas están a 90 grados) que está mal. Llamamos rápidamente al arquitecto de la obra avisándole del problema. El arquitecto nos dice primero que (al no ser arquitectos) no sabemos de lo que estamos hablando y, segundo, que en todo caso le digamos nosotros a él como hacer una casa… Dicho ésto, dá el asunto por terminado (con la sensación de haberle dado una “lección” al impertinente cuestionador), cerrando toda comunicación y con la casa en el mismo estado de peligro. Si vamos a algún otro ente (policía, gobierno, incluso algún vecino), pueden contestarnos lo mismo.

Se notan ahora cuáles son los errores? El que nosotros seamos o no “arquitectos” es irrelevante, ya que de todas formas podemos notar la anomalía sin ser expertos en el tema. Asimismo, el notar el error no nos dá la obligación de crear una casa nosotros mismos (seguramente nos saldría peor que la que denunciamos). Inclusive decirnos a nosotros que expongamos una mejor solución para algo que es exclusivo de su rama de acción, no es solamente una “propuesta indecente”, sino también una muy estúpida. Significa compararse con el “civil común” para sobresalir (nunca se compararán con grandes de su rama), lo que demuestra que su conocimiento y raciocinio es casi nulo (lo suficiente para resaltar sobre los ciudadanos comunes, pero nunca sobre una eminencia de su propio entorno).

Entonces, cuál es la solución? La solución es que el que debe hacer las cosas,LAS HAGA BIEN. Tan simple como eso. Si el arquitecto hace la casa torcida, debería corregirla él mismo en base a sus propios conocimientos. Si sus conocimientos no son suficientes, debería llamarse a otro arquitecto para que haga la casa como corresponde. Pero de ahí a pedir que un ciudadano común haga el trabajo de un inoperante, no sólo es inadmisible, sinó también realmente estúpido y facilista. Si notamos errores en varios lugares, deberemos convertirnos en políticos, arquitectos, policías, jueces y dar un plan de acción acorde y certero para recién ser tomados en cuenta los errores notados?

Sigan buscando, sigan opinando, sigan señalando. Si alguien les dice algo sobre presentar un “plan mejor”, respóndanle “por supuesto, que hagas bien lo que se supone que sea tu trabajo, como corresponde”. No dejemos que los estúpidos inoperantes de siempre nos hagan creer que lo mejor que ellos pueden dar es lo mejor que se puede conseguir porque nosotros (viles “civiles”) no podamos dar una solución específica. Eso es trabajo exclusivamente de ellos.

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Filosofía, Mis pensamientos, Política/Economía, RECOMENDADOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a El síndrome de la “propuesta indecente” (y estúpida)

  1. Coki dijo:

    Muy buena entrada. Yo también suelo reaccionar como decís a este tipo de frases.
    Igualmente, debo decir que no estoy 100% de acuerdo (en cierta medida para generar debate).
    Ante todo, no soy muy amante de las metáforas, porque suelen omitir variables que difieren entre el caso y el ejemplo que las hacen diferentes.
    O sea, el ejemplo del arquitecto y del médico está claro y es obvio.
    En otras situaciones (quizás por el grado de preparación o aprendizaje “técnico” necesarios), uno cree que casi cualquiera podría intentarlo.
    Yo creo que las discusiones son siempre con argumentos. Pero, por ej., si alguien critica a un gobierno y no tiene ni idea de cómo se hacen bien las cosas que dice que están mal, muchas veces es porque repite lo que escuchó de otros o no tiene idea de cómo es el mundo real.

    Creo que tardé mucho en decir poco, pero la conclusión es que no siempre está mal decir eso. Aunque casi.

    Coki

  2. @Coki: sí, también hay de esos que comentás, pero la generalidad cuestiona sólo cuando vé que hay cosas que andan mal (y no por cualquier cosa). Bien decís que “las discusiones son siempre con argumentos”, aunque siempre encontraremos “bichos” que hagan lo contrario.

    Saludos

  3. Mariete dijo:

    Pues yo no estoy de acuerdo contigo ni al 15%.

    Puede que se haga un abuso de esa reacción, de cargar con la responsabilidad de la propuesta al crítico, pero en muchos casos es un ejercicio que el crítico ni se ha esforzado en hacer.

    La metáfora que has puesto es ridícula, pues estás dando una propuesta al criticar: poner la pared recta.

    Cuando la solución es una y única o es OBJETIVAMENTE posible calificar una de ellas como la mejor estoy de acuerdo en que es obligación del responsable optar por ella (hacer las cosas bien) o demostrar a todo el mundo que lo ha hecho y no es responsabilidad del crítico señalar como llegar a ella sino señalar que no se ha conseguido.

    Pero sin embargo en política y otros ámbitos es imposible hablar de soluciones únicas y mucho menos de objetividad, por no hablar de la complejidad a la hora de evaluar las consecuencias de una medida. Por tanto recae en el crítico justificar qué se podía haber hecho mejor, y la forma no es sólo señalar qué mal van las cosas sino cuan mejor podrían ir haciendo lo que sea que él proponga. Esto debería ser así para que, a la hora de hacer política, sea más importante acreditar la validez de uno mismo que desacreditar al contrario.

    Puede que solicitar una propuesta de mejora ante una crítica negativa te parezca una respuesta pueril, por automática y repetida, pero la actitud pueril es decir “eso está mal” y no señalar causas subsanables (puedes no saber como solucionarlo pero sí que es lo que causa el mal funcionamiento) o propuestas de mejora.

  4. @Mariete: lamentablemente, estás muy equivocada. Vamos por partes:

    1- He dicho “generalmente”. Que haya críticos que ní se esfuercen los hay, pero no son la mayoría. Además, aclaro en el ejemplo que el crítico está notando cuál es el error y por qué.
    2- “Poner la pared derecha” no es un plan, es una “solución volátil” (es como decir “debería haber menos pobres” pero sin decir cómo lograrlo). El saber que una pared debe estar derecha, no indica saber seguir los pasos para lograrlo.
    3- Como ya he explicado, podemos señalar qué está mal sin saber cómo lograr arreglarlo. Recordemos que “saber cómo solucionarlo” y “cuál es la causa del mal funcionamiento” es algo que sólo los arquitectos sabrán, ya que es algo propio de su profesión, no la de cualquier civil. Lo mismo ocurre con las “propuestas de mejora”… podemos notar que hay algo mal, pero proponer es otra cosa propia del arquitecto. O tenemos que hacer la carrera de arquitectura para decirle a un arquitecto que la pared está torcida? Inaudito.
    4- Hablás de una obligación del crítico para justificar qué se podría haber hecho mejor y cómo. Otra vez errada: el crítico puede notar que está mal y tener POR DERECHO la justificación (inclusive dar un proyecto o un plan), pero no POR OBLIGACION, que es lo que parecen no entender muchos. La obligación de hacer las cosas bien es de los que fueron contratados (con dinero o con votos) para hacer el trabajo prima facie.
    5- En el tercer discurso decís lo que yo expuse en (4-), pero en el cuarto decís lo contrario. No sé cuál es la verdadera postura que intentás exponer.
    6- En el plano político, por poner un ejemplo, no prima la objetividad sino la mayoría. Si la mayoría es pobre, hay algo que falla. No hay otra objetividad que cuente.

    Saludos

  5. Pienso:
    Aunque parezca increible, el ejemplo que diste a mi me ha ocurrido, aunque cambiando los materiales.
    No se si sabés, y en caso que no lo sepas te cuento, que mi trabajo es el de service de equipos de hemodiálisis y tratamientos de agua.
    Durante el transcurso de una obra de ampliación de una de las salas de diálisis en las que trabajo, llego un día y me encuentro al plomero colocando los caños de desagüe, tal como lo indica su oficio, en plomo.
    Lo primero que hice fue indicarle que dejara de hacer su tarea, en vista de que cuanto mas avanzara mayor sería el costo final de arreglar lo mal hecho.
    Acto seguido, le doy aviso a uno de los médicos dueños del servicio de tal circunstancia.
    ¿Podés creer que el arquitecto me llama al celular para decirme que quien soy yo para parar al gremio? De mas está decir que se comió una hermosa y bien sonante puteada, la cual, lamentablemente, no logró que se diera cuenta de su gran metida de pata.
    Al día siguiente ya estaban colocando el piso (porcelanato italiano) y a los tres meses lo estábamos levantando y cambiando el plomo por PVC, ya que el ácido acético con que se desincrustan los equipos había terminado comiendo el plomo y en la terapia intensiva, ubicada en el piso de abajo, llovía todo el día.

    Para Mariete:
    Cuando el que mete la pata es egocéntrico y terco, no habrá forma de explicarle las cosas ni haciéndolas por el, ya que el concepto de prueba, error y conocimiento no está desarrollado.
    Trasladar al criticante el trabajo de pensar la solución solo demuestra una muy mala voluntad del criticado para asumir su culpa. Yo, como técnico y por la experiencia te puedo decir que al plomo se lo come el ácido. Pero no puedo decirle al arquitecto que ponga PVC, polipropileno, teflón, o cualquiera de los elementos que no son atacados por el químico que yo tengo que usar, ya que también se deben considerar cuestiones de estructura del edificio, costo de los materiales y disponibilidad de fondos, facilidad de provisión del material, etc, etc, etc., cosas que un técnico electrónico no maneja pero un arquitecto si.
    La única situación presente a considerar es la de los resultados. Si se aplica plomo donde hay ácidos, sabemos que no va a servir, de la misma manera que ver una pared a punto de derrumbarse no requiere saber como se hace una pared a 90 grados del piso con plomada y nivel.
    Y aunque si tocamos casos políticos pueda haber muchas “formas” de hacer las cosas, lo importante es que tras ver los resultados, se haga algo por corregir lo que fue mal hecho.
    Cuando decíamos que el dolar 1 a 1 solo lograba destruir la industria, algo que todos veíamos al quedarnos sin trabajo, no pueden venir a los gobernantes a decirnos que si no tenemos una solución, la que sirve es la de ellos.
    La solución de ellos no se convierte en buena porque otros no tengan una solución alternativa. La excusa para no escuchar la crítica por falta de alternativas solo termina demostrando que tampoco se tiene la mas mínima idea de lo que se está haciendo.

    Saludos

  6. Dayana dijo:

    Muy cierto, muy cierto.

    Los que se ofenden con opiniones ajenas cuando hablan de errores son necios incapaces de aprender de sus equivocaciones.

    Normalmente ponene excusas para tapar sus deficiencias.

  7. @Javier: el ejemplo lo usé en base a situaciones que me pasan seguido, aunque también con otros materiales/entornos. Elegí algo básico y más comprensible para que fuese mejor digerido por los lectores.
    No conocía tu profesión, aunque lo que decís es una muestra más del amplio abanico de idioteces que tenemos que soportar (más cuando uno debe corregir algo que no tendría que haberse corregido).
    Dejaste mucho más claro lo que intenté explicar con el post en tu comentario a Mariete (en el que estoy completamente de acuerdo). Si inclusive gente que posee capacidad técnica no puede dar soluciones concretas… cómo esperan que “civiles comunes” den soluciones aún más certeras? Totalmente loco e irrelevante.

    @Dayana: completamente de acuerdo también. Es mucho más fácil tirar la “frasesita matadora” que ponerse a pensar (y posiblemente, corregir) lo hecho.

    Saludos y gracias!

  8. Dayana:
    Acabo de pasar por tu blog y ya ha quedado agregado en mi lista de feeds.
    A quienes estén leyendo, les recomiendo que pasen por su blog y lean el post sobre los políticos que le dan vergüenza.
    El desarrollo de los comentarios nos permitirá observar porqué nuestro pais anda como anda y tiene los políticos que tiene.
    Los errores se tapan con virtudes que no se muestran sino que se declaman y la única manera de afrontar una crítica es poniendo en duda la honestidad / juicio / intenciones / intereses / vida del criticante.
    No es extraño entonces que un tipo que no sabe escribir termine de jefe de prensa de algo porque escribe (sin dejar de hacerlo mal) en vez de drogarse o robar ni que cualquier error cometido por un político y descubierto (si nadie lo nota, no lo van a decir ni en pedo, obvio) sea una operación de prensa o culpa de la sinarquía internacional.
    Lo aprenden de chiquitos, lo aplican de grandes. Y se nota, mucho se nota.

    Saludos

  9. @Javier: también recomiendo leer ese post, como bien decís, una muestra más del porqué vamos como vamos.

    Saludos

  10. Dayana dijo:

    Javier, precisamente eso es lo que me preocupa a mi también… lo que se está viendo en la base.

    Dato de color: esta “gente” también contactó a mi novio por msn para atacarlo y decirle que yo era una loca. Me causó mucha gracia al principio… pero si lo pensamos bien es triste, muy triste que cosas así pasen.

    Y a Pienso pero luego existo (veo que no usas ningún nick), gracias por pasar y dejar tu mensaje, trataré de no alimentar trolls, aunque sabiendo que esos son los futuros políticos que van a querer gobernar mi pueblo de 15.000 habitantes cuanto menos tengo que hacerles sentir que soy una ciudadana que los observa y los controla.
    Ya llegará el día en que los voy a ver postularse a algo y ahí van a tener que mostrar que tan buenos, honestos y preparados están para ser dirigentes.

    Saludos y gracias a ambos

  11. @Dayana: Por lo que comentás es una de las razones por las que mantengo mi anonimato. En éste país un puñado de imbéciles son capaces de hacer mucho daño, mucho más aún si tienen en su poder tecnología para recolectar datos (y cruzarlos) y tienen el visto bueno “desde arriba”. Prefiero poder decir casi lo que pienso, y no tener que andar cuidándome para evitar despertarles el “virus belicoso”. Como buen ejemplo, si yo hubiese publicado el mail que vos expusiste en tu página, habría podido hacerlo completo, con nombres y apellidos de los remitentes. En tu caso hubiese sido (más) peligroso.

    Concuerdo en que hay que exponer y luchar contra estos indigentes neuronales, pero hay veces en que hay que dejarlos que chillen solos. Total, viven haciéndose goles en contra… y les encanta. Así de “pillos” son.

    Saludos y suerte!

  12. Hola PiensoLuegoExisto, pásate por mi blog y recibirás un premio. ¡Enhorabuena por el merecimiento!

    http://gemasanchezgarcia.wordpress.com/

  13. @GSG: Muchas gracias! Ya está siendo agregado a la vitrina de premios.

    Saludos y suerte!

  14. Los políticos son trabajadores y cobran para gestionar y solucionar problemas. Me parece bien que la gente exponga sus problemas y los “profesionales” que los solucionen.

    Saludos.

  15. @NT: Esa es la teoría de cómo debería funcionar la política. En la realidad, pocas veces solucionan algo y suelen decir la “propuesta indecente” descrita para justificar sus accionares.

    Saludos y gracias

  16. Pingback: Bitacoras.com

  17. patometheny dijo:

    50-50
    Estoy de acuerdo con Marianne y tambien con el autor del blog.
    Tiene toda la razon Marianne cuando dice que el accionar politico nada es objetivo, de hecho la objetividad en la vida real no existe (eso va para los medios de comun icacion), el lenguaje desde ya no es objetivo lo se porque es facil analizarlo cada vez que alguien dice algo conlleva una intencion.

    Pero tambien creo que hay que quejarse y esta bien ser critico, pero esto conlleva una responsabiliddad no es quejarse por tirar cualquier verdura!
    Hay que tener (no logica porque no es necesario para estos casos, eso sirve en las cs duras) conocimiento, aunque no se te ocurra una propouesta mejor.

  18. Pingback: Por qué el kirchnerismo alaba y promueve a la militancia « ▀▄ PiensoLuegoPiensoLuegoExisto ▄▀ (PLPLE)

  19. Pingback: Hágalo usted mismo: cuando las instituciones fallan en sus deberes « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  20. Pingback: Filosofía del cacerolazo, y uso en tiempos de Kirchner « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  21. Pingback: La Nueva Argentina: 2- El triunfo de la antipolítica « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s