Monólogo de un padre a una hija: la escritura en internet

Mi hija es definitivamente una molesta. Molesta en el buen sentido: pese a tener poco más de un año y medio, siempre está preguntando todo. Señala con el índice y dispara: “¿eto?” (¿esto?) o “queseses” (¿qué es eso?). Generalmente lo hace cuando no sabe el nombre de algo hasta que aprende a repetirlo, aunque a veces lo sigue haciendo para que le cuente más sobre ello. Entonces empiezo a explicarle lento y pausado algo bien básico para que se entretenga y aprenda. Y uno a veces se sorprende con la curiosa explicación que le da, se queda pensando en lo complejo del funcionamiento de lo explicado… y a veces se imagina que la pobre niña debe pensar que uno está perdidamente loco.

Hace minutos, se despertó, pidió sentarse en mi regazo y parloteaba señalando a cualquier cosa que se le cruzara por delante. Como yo estaba frente a la computadora respondiendo mails y comentarios, señaló dos cosas que ya conoce: el teclado y el monitor (de hecho, ya escribió sus primeras líneas hace mucho 🙂 ).

Pero como quería saber más, yo le decía “teclado” y entonces ella apuntaba al monitor. Le decía “monitor” y nuevamente señalaba con el índice al teclado con un “¿eto?”. Así, varias veces. Era hora del monólogo correspondiente con sus correspondientes gesticulaciones acompañantes para poder saciar el hambre de charla de mi hija:

“Eso es un teclado. Tiene muchas teclas y cada una, que está hecha con un pedacito de plástico, tiene un dibujito chiquito. ¿Ves?. Uno va apretando cada dibujito y se van armando dibujos más grandes. Todo eso se ve en el monitor, aca todo derechito y alineado (decía mientras le señalaba el monitor), porque tenés que leer de izquierda a derecha… Bueno, no siempre: algunos leen y escriben al revés, gente de otros lados, pero yo no los entiendo, vos tenés que aprender así.

En fin, entonces uno termina de escribir todos los dibujitos que forman dibujos y los manda por un cable. Ese cable pasa por muchas computadoras como ésta y termina en la computadora que yo quiero que vea los dibujos. Bueno… a veces; en algunas pueden haber otras computadoras malas que roban las letras y en otras a veces las pierden… pero esa es otra historia. Ah! Y a veces el cable se termina y todos los dibujos siguen por al aire, porque también pueden ir por ahí, pero no se ven como los pájaros o los árboles, es como el control remoto, que manda cosas sin que se vean.

Entonces, del otro lado, la persona ve esos dibujitos y los traduce, los convierte. Hace eso porque nos enseñan en la escuela desde que somos chiquitos, aunque más grandes que vos, no te preocupes. Entonces, esos dibujitos se convierten en letras y esas letras en palabras y la otra persona es como que habla como hablamos nosotros, pero sin decir nada y a él mismo. Entiende lo que yo le digo porque lee los dibujos y la charla se hace dentro de su cerebro… Bueno, aunque también puede usar la boca y lo traduce para otra gente, si hay. Si igual habla y no hay nadie, le gusta escucharse o está loco…

En fin, él puede hacer lo mismo desde allá y yo leo en mi cabeza lo que me dice y es como hablar con vos pero con gente de muuuy lejos… aunque puede ser cerca igual. Es que esas palabras llegan a cualquier lado. Bueno… casi, en lugares como China por ahí no, que tienen un gobierno distinto y leen todas las palabras por si decís algo malo. Pero igual otras computadoras hacen lo mismo en otros lados y si escribís muchas palabras como “bomba” o “bin laden” te van a buscar y no te dejan escribir más, seguro que hablar tampoco, a menos que sean otros que hayan hecho lo mismo, si no te hacen algo peor. Más crecida te cuento más de eso.

Pero bueno, eso es, yo hablo con la gente y la gente conmigo y sin decir nada, todo con ese teclado, que puede armar todas las palabras. Y todos nos entendemos… Bueno, a menos que sean de otros lugares muy lejos y que hablen distinto, ahí no te entienden… Aunque también pueden estar cerca y hablar distinto, pensándolo bien; como los chinos del supermercado, que hablan chino y casi nada de español. Bah, de latino o argentino mejor dicho, que hablamos igual pero distinto. Ah! Y si son hoygan tampoco porque son muy tontos, pero esos no entienden las palabras bien tampoco, porque tienen en el cerebro poco espacio para estupideces nada más y no saben hacer ni lo poco que les interesa. Pero eso te lo voy a explicar también más adelante, sino es un lío ahora.

Bueno, ¿viste? Eso es lo que hace papá cuando lo ves todo el tiempo sentado ahí en vez de estar con vos o con Mamá. ¿Entendiste mejor ahora?”

Ella se había quedado escuchando atentamente todo el tiempo, con su mirada alternando entre el monitor y el teclado. No había dicho una palabra, ni siquiera se había movido (salvo algún giro de cabeza con mirada incluída). Cuando vió que el espacio sin habla había sido mucho, se dió vuelta y me miró sonriéndose, aún callada. En ese momento lanzó una carcajada chiquita, se dió vuelta y dijo, señalando el teclado otra vez: “¿eto?”… 😆

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Filosofía, Humor, Mi Vida, Mis experiencias, Ser padre, Tecnología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Monólogo de un padre a una hija: la escritura en internet

  1. elpensar dijo:

    Esas son las cosas que valen la pena de todo lo demás 🙂

    (Sonás como yo explciando algo a mi hermmano más chico!)

    Saludos Pienso 😉

  2. @elpensar: Es cierto; estos tiempos estoy pasando más tiempo con ella y pese a todos los contratiempos laborales que hay y que eso ocasiona, no me arrepiento por nada.

    Saludos y suerte

  3. tolosa dijo:

    cogito ergo sum. dudo luego exito. es decir al dudar, pienso luego dudo de todo lo establecido. el metodo cartesiano.

    • @tolosa: Concuerdo. Y como soy yo, vamos a dudar bastante 🙂
      PD: Te borro el segundo comentario y te edito el primero para poner todo junto.

      @Coki: Jaja, es cierto. Mi problema es que siempre termino en ramas muy lejanas. Y eso que le hice la historia resumida; sino, a los 23 seguía contándosela! 😆

      Saludos

  4. Coki dijo:

    @PLPLE, si seguís con esa claridad explicativa te va a preguntar “¿eto?” hasta que cumpla 23 🙂

  5. elpensar dijo:

    @PLPLE: Acabo de mirar “Sicko”. El documental me acaba de aclarar muchas cosas que desconocía en gran parte. Ahora me entró una duda…

    • @elpensar: Y todo es cierto. Las pruebas que da Moore son siempre ciertas, aunque tenés que desconfiar de las opiniones tendenciosas que suele ofrecer.

      No sé si se cortó el comentario o si te dió tanta duda que saliste a investigar y quedó el comentario incompleto. 🙂

      Saludos

  6. elpensar dijo:

    @PLPLE: La respuesta a tu curiosidad está en mi blog, posteada justo después de dejar el comentario, jeje.
    http://elpensar.wordpress.com/2009/01/23/salud/

    Saludos

  7. Hen dijo:

    asi pues, niños y niñas preguntan mucho y tienen mucho que aprender, solo hay que tener mucha paciencia.suerte

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s