Embarazados… ¿en el infierno?

Bueno, primero, la noticia más importante y la que desprende el resto del post: voy a ser papá otra vez! Acabamos de enterarnos a fin de la semana pasada a través de un test casero recomendado por el médico (están los de sangre… pero demoran una semana). Todavía ni sabemos fechas o condición, pero de seguro está allí. Esta es la buena parte del post… hasta que le terminamos sumando la situación actual y el posible futuro, y todo se oscurece. Hasta para el más optimista.

Como ya había explicado en la trilogía de nuestro presente, los problemas están a la orden del día, y se han sumado algunos nuevos. Por si el sólo hecho de estar sin trabajo no fuese suficiente (el independiente ya no dá ni para el alquiler y estamos en época de vacaciones), me avisaron (dos días antes de la buena noticia) que el trabajo salvador que esperaba… está muy difícil de cumplirse. No porque me hayan dado falsas esperanzas en su momento, sino que hay muchas peleas en la empresa que amenazan hasta con desmembrarla por completo. Así es que se trunca la solución a corto plazo que veníamos esperando, y ya superando los $5000 en préstamos familiares varios.

Intenté buscar trabajo por el manejo de maquinaria por el que ya tengo habilitación (sacada especialmente para el puesto que ahora está difuso), pero en toda Capital Federal he encontrado dos vacantes y en ambas se piden dos niveles más de profesionalismo y al menos 5 años de experiencia… Así de raro es el trabajo, así de difícil está el mercado.

Por el lado físico de mi pareja, las cosas tampoco vienen muy bien que digamos. Debía operarse de la vesícula (está en espera desde el año pasado), pero esto va a atrasar todo y a traer problemas adicionales tanto en su cuerpo como en la gestación de nuestro nuevo hijo. Ya ha estado devolviendo de un color amarillento, lo que indica que su bilis está trabajando de más (y no muy bien, con una piedra de cerca de 2 centímentros a forma de tapón). También está teniendo dolores en la zona de crecimiento del feto, un nuevo factor que antes no se había presentado. Es toda una nueva batería de certezas y probabilidades que ya están entrando en juego.

Obviamente, tanto los familiares como nosotros hemos tomado la gran noticia con una mezcla de alegría, desazón, miedo y quién sabe cuántas cosas más. Aunque el lado físico se desarrolle con normalidad y tranquilidad, el económico va a verse todavía más problemático. Eso hace que las pocas perspectivas que teníamos en varios frentes se anulen, y terminemos considerando cosas (generalmente no buenas) que ya parecíamos haber pasado por muy poco margen y sumando otras que ní habíamos pensado. Eso termina quitándole tanto brillo a la buena nueva, que casi se termina pasando del lado del debe.

Tampoco hay que olvidar que vivimos en Argentina, en esta tierra en donde todo tiende a empeorar en vez de estabilizarse. Si no te matan con los impuestos, te matan con el costo de vida, con la falta de trabajo, con los eternos papeleos… o directamente en la calle. Todas las noticias del lado político/económico van agregando peso, y peso, y peso. Y nosotros estamos en el lado fino del hilo, y sin poder movernos hacia uno más grueso y estable. Nos tocó el peor gobierno de la historia en el peor momento de nuestra historia.

Yo ya consideraba que la situación que vivimos no es justa; no sólo para nosotros (que mucho no nos importa), sino para nuestra hija, que debe criarse en una casa apiñada de cosas, sin mucho espacio, con muchísimos reparos económicos y demases. Ella no lo acusa, porque dentro de todas las ataduras, intentamos ser padres. Ni muy buenos, ni muy malos; simplemente, padres. Pero a veces eso no alcanza. Y ese ‘a veces’ ahora se multiplica por dos.

Parece que nunca vamos a poder festejar una nueva vida como se debe. Siempre hay trabas, siempre hay problemas, siempre hay un pero. Y lo que uno desea para sus hijos no puede cumplirlo por completo, no se les puede dar lo que requieren o lo que merecerían tener. Y lo que más bronca dá es que los problemas que los otros padres suelen tener, nosotros no los tenemos. Estamos, nos preocupamos, educamos. Pero en donde todos no suelen tener problemas, es en donde se ven nuestras falencias. Una persona nos dijo “pero todo eso se vá con un buen trabajo“; y pese a que pueda tener razón, ese trabajo no llega. Como decía en un comentario, ‘si uno no está especializado en algo, no prospera en la sociedad de hoy‘. Y eso es lo que pasa y se suma al presente nacional.

Es por eso que pese a estar muy contentos con las buenas noticias, parece que estamos embarazados en el infierno. No estamos hablando solamente por la situación personal, sino de toda Argentina. Un lugar en donde no se puede trabajar (y menos, como se debe), en donde siempre surge algún problema complementario, en donde lo poco que ganamos no está seguro (ni en los bancos ni debajo del colchón) y en donde no tenemos asegurada ni siquiera la vida, no es lo más próspero que podemos desear para sumar una nueva alma al ruedo.

A pesar de todo, hemos decidido tenerlo (ni siquiera se cuestionó eso). No es lo mejor para casi nadie (tal vez ni siquiera para el niño mismo), pero así y todo volveremos a intentar, volveremos a luchar, trataremos de salir. Esperemos que el esfuerzo y la suerte se forme de nuestro lado, y se puedan ver avances que permitan que al menos dos personitas puedan sobrevivir al menos en el purgatorio. Y eso, aunque debamos vender la eternidad del alma al infierno para sacarlos de aquí abajo…

PLPLE

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Filosofía, General, Mi Vida, Mis experiencias, Mis pensamientos, Ser padre y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Embarazados… ¿en el infierno?

  1. zambullida dijo:

    ¡¡¡Enhorabuena, papá !!! Comprendo tus miedos. Sin embargo, estoy convencida de que todo va a salir a las mil maravillas. Encontrarás el modo de hacer frente a los gastos económicos que conlleva un nuevo hijo y podrás, además, pagar el dinero que adeudas. Ten confianza. Esta nueva vida va a depararte muchas sorpresas. Tengo una amiga que se quedó embarazada en unas condiciones similares y ese hijo ( el tercero en su caso) no ha hecho sino traerle bendiciones. Ten confianza. Tengo una bola de cristal en el tablero de mi blog (cerca de “las estadísticas del diablo”)que nadie, excepto yo, puede ver y desde ella vislumbro un buen futuro para ti y para los tuyos. Estate contento y simplemtente confía. Lo demás te vendrá por añadidura.

    • @A TODOS: Ante todo, muchas gracias a todos los comentarios, pero las cosas no han salido ‘correctamente’. No quiero que se preocupen por lo que hayan puesto aquí; lo que importa es el espíritu con el que cada uno de ustedes ha respondido y los deseos que han volcado (y hasta el humor también 😉 ).

      Como el post siguiente ya explica mejor toda la situación (que deshace casi todo lo escrito aquí) y para que la gente no siga comentando y luego pueda sentirse mal al hacerlo sin saber lo que ocurrió después, procedo a cerrar los comentarios en este post.

      Muchas gracias a todos por sus ánimos e interés!
      PLPLE

  2. Felicitaciones Pienso! Y mucha suerte, todo va a salir bien 🙂

    Saludos!

  3. matucaballito dijo:

    Grande paaaá!! 😀 , felicitaciones, …. paciencia…..cuando nazca y te sonría vas a ver que todavía quedan cosas lindas en este infierno.

    Eso si…..entre tantos despelotes y bajones le seguías dando a la patrona nomás che jaja :mrgreen::lol: 😆 …

    Saludos.

  4. Ceo dijo:

    Adhiero al primer comentario, yo creo que vas salir con lo menos pensado, es difícil de aceptar para alguien racional, a mí me ha pasado siempre, planifiqué no traer hijos a este mundo cruel, y vinieron dos hijas, ya son adultas, planifiqué mi profesión y de repente, lo que tenía como hobby, para mi sorpresa, pasó a ser mi medio de vida para toda la familia, era lo menos pensado, un misterio, cuando hago el inventario de todas las casualidades que me ocurrieron en la vida, tengo que reconocer que marcaron hitos: casual fue el encuentro con la mujer de mi vida y casual fueron los canales que me permitieron crecer en lo que hacía. Se dió en mayor medida lo azaroso y mucho menos lo que planeé , como si me hubieran guiado invisiblemente.
    Saludos y felicitaciones.

  5. paco dijo:

    Pues Felicitaciones, y ADELANTE!
    Arriba el ánimo!, bien arriba cosa de poder salir de acá abajo, hacia la superficie.
    Un saludo, éxitos y espero que se mejoren las cosas por allí.

Los comentarios están cerrados.