General Villegas: cuando todo un pueblo debió ir preso

[tweetmeme source=”PLPLE” only_single=false]

Hace unos meses, un hecho alarmante trascendió a nivel público; pero no exclusivamente por el hecho en sí, sino también por todo lo que acompañó al mismo. Aunque el suceso es de público conocimiento, voy a dejar un resumen a modo de racconto:

Tres hombres mayores de la ciudad de Villegas tienen sexo con una preadolescente de 14 años. La joven les practica sexo oral a todos ellos, mientras uno de los hombres filma el hecho con su celular. Pero la cosa distaba de terminar allí: la filmación se va pasando de celular en celular, siendo la comidilla del pueblo a baja voz (y a vivas risas) y sin que nadie denuncie nada en ningún momento. Entonces, a alguien se le ocurre la sana viveza de subir ese video a YouTube para que sea pública y masivamente visto por internet. Pero como el resto del mundo no es como ese pueblito (gracias a Dios), empiezan las denuncias (no sólo por aparecer contenido pornográfico en una plataforma que claramente advierte su prohibición, sino también por la publicación de pedofilia, estupro como mínimo) y el caso es tomado por la policía, hasta que dan con los tres autores y son detenidos.

Pero faltaba una capa más a esta terrorífica historia: en cuanto el pueblo se entera de las detenciones, sale masiva y espontáneamente a hacer una gran marcha para que liberen a los culpables. La cucharadita extra repulsiva, es que jamás niegan el hecho (según las autoridades, el video aporta suficiente prueba inconfundible). La defensa popular se basa en que “la piba era una putita”, “siempre le gustó estar con hombres”, “no es la primera vez de la zorrita esa”, “ya todos habíamos visto el video y no había nada raro que no den en películas o revistas”, y demás incongruencias por el estilo. Como nota de color, muchos fueron con sus hijos menores. Puede ver más aquí.

Parece mentira que uno deba ahondar en un tema que, supuestamente, se entiende a lo lejos y no admite duda alguna; pero se nota que el sentido total (que abarca el jurídico, el común, el de crianza, etc) no es un fuerte en parte de este pueblo. Y eso, peligrosamente, es transmisible al resto de la sociedad (ya se han visto muchos defensores en otros puntos geográficos sobre este hecho). Es por eso que me zambullo y disecto.

Vamos primero a la parte legal: como en casi todo el mundo, el sexo con menores es penado por la Ley. A nivel nacional, la edad mínima para que se tome el sexo como consentido, es de 16 años. Punto. Podemos discutir largamente sobre las penas, las aplicaciones o los límites, pero a nivel general, lo que está estipulado por ley es lógico e irrefutable, tal como en este caso particular. Y convengamos en que 14 años siguen estando lejos del mínimo de 16, por lo que tampoco hay un “casi era mayor” disponible para el pataleo.

Como hecho adicional, cabe destacar que la ley no pena solamente el acto pedófilo, sino también su distribución (ya sea gratuitamente o con fines económicos), por lo que los culpables son partícipes de ambos delitos (por si no les alcanzaba con uno solo). Pero el pueblo también es partícipe de la distribución del video, por lo que también son culpables los que se pasaron graciosamente el videíto (sumando el hecho de encubrimiento, pues nadie denunció el patente delito), quienes lo subieron, y los que (sabiendo del delito de los perpetrantes) se sumaron a la marcha para defender el delito.

Las frases de defensa de los asistentes a las marchas, son, cuanto menos, patéticas, irracionales y condenables, se las mire por donde se las mire. El núcleo de concentración de esta enferma defensa, se basa en la (supuesta) forma de ser de la chica, desestimando el acto en base a esa exclusiva y endeble premisa. Fuera de la discusión de si una chica de 14 puede tener integrada la definción de sexo consensuado o no, se está ‘olvidando’ un hecho importantísmo: los perpetradores, son mayores. Un caso especial podría darse en el caso de sexo con otro menor, en donde otras variables pueden entrar en juego (experimentación, falta de conceptos morales o jurídicos, baja conciencia por la corta experiencia, etc). Pero definitivamente, en un mayor en plena conciencia y distinción de otras capas invisibles para un menor, no hay defensa que valga. Y el pueblo también cae en esta clasificación, y hasta me atrevería a decir que de peor forma, ya que el pueblo entero tuvo tiempo de pensar en sus acciones, sus deberes, derechos y oblicaciones, desde que vieron el video por primera vez hasta la última marcha realizada. Los 3 hombres hasta pueden aducir calentura del momento y mostrarse arrepentidos luego (cosa que no sucedió en este caso), pero en un pueblo entero y con tantos días de evolución, eso es inadmisible.

Más allá de la forma de ser de la piba, el hecho es injustificado e injustificable. Por más putita y zorrita que fuese, por mucho que le gustara el sexo, el límite siempre está del lado de los mayores. Está en nosotros el saber distinguir entre lo bueno y lo malo, y también el saber decir que no ante cualquier circunstancia similar. Con ese concepto popular, entonces podríamos tener sexo con cualquier menor que se abriese de piernas (10, 2, 7, 5, 14, usted ponga el número), porque demostraría que le gusta y que es conciente de lo que hace. El que perpetra y consuma el hecho con sus plenas capacidades dejaría de ser el delincuente, ya que accedió sin posibilidad de negativa ante los maquiavélicos y poderosos hechizos de una menor presumiblemente ninfómana.

Démonos cuenta que este punto es terrible, porque se justifica el hecho juzgando una sola de las partes (casualmente, la más débil). Y acá el pueblo también es partícipe de ese delito contra la moral y el sentido común. Una paradoja total si tenemos en cuenta que muchísimos de esos defensores del delito van a misa cada Domingo y otros tantos son padres de actuales o futuros adolescentes. Asimismo, parecen desconocer que con eso blanquean el delito hacia cualquier otro adolescente. Sólo hace falta un adulto convencedor y listo, la jovencita es una zorrita y merece tener sexo con adultos por lo que reste de su minoría de edad.

Tampoco parece haberse enfocado el hecho desde el punto de vista psicológico de la muchacha; ella, probablemente jamás vuelva a tener una infancia o preadolescencia normal, como así también es probable que tenga un concepto erróneo de su sexualidad de por vida. Y esa culpa es exclusivamente de los adultos, que pasaron la supuesta histeria juvenil platónica para el lado de los hechos concretos. Recordemos también que no fue sexo tradicional, sino oral a tres hombres distintos a la vez. No puede ser vestido nunca como algo natural, es simplemente un abuso físico y mental (presente o latente) para la menor.

Definitivamente, también le han arruinado su futuro: fuera del hecho concerniente al acto sexual en sí, siempre será recordada por este caso hasta el fin de sus días. Poco importaba el que la Justicia haya actuado o no, su nombre siempre quedará en la boca y en los registros de todos y harán que su vida futura sea un tortuoso calvario. Va a ser poco probable que pueda llevar una vida normal en su adultez, imagínense ser amiga o novio de “esa putita que salió en todos lados”.

El tratamiento que le dio al caso la población misma, fue ya desde el comienzo algo representativo de un pueblo de enfermos. Lejos de denunciar la “peligrosa” forma de ser de la chica a cualquier autoridad (podrían haberle avisado a los padres, a las autoridades del colegio, a los consejeros gubernamentales, a la policía, etc), una vez consumado el hecho delictivo, también se regodean con tener el último estreno XXX local mostrándoselo a cualquiera que se cruzase, y compartiéndolo como si fuera el novedoso tono de celular que todos quieren. Y al ser descubierto el delito principal, la distribución flagrante y el disfrute social, tampoco dudan en hacer una megamarcha para que liberen a los detenidos y dejar el caso estancado en un “la putita no pudo contra el pueblo de rectos”.

Pero faltaba un hecho más a esta escalofriante historia. Luego de la exposición mediática y de las amplias opiniones en contra del pueblo de los locos, las marchas dejaron de sucederse e, inclusive, empezaron las propias de justicia para la muchachita. Algunos dicen que, luego de la gran cantidad de exposiciones en contra de toda índole, la gente reflexionó y se dió cuenta de su error, haciendo que modificasen su forma de pensar. Si me preguntan a mí, diría que los medios estaban exponiéndolos demasiado y se dieron cuenta de que iban a ser vistos como un pueblo enfermo de la cabeza a los pies, y por ello hicieron su movimiento mediático para acomodar su fama a una más benigna. Sabemos que los locos son todos cholulos (no hace falta más que prender la TV a cualquier hora), y no creo que un pueblo que perpetró y defendió un delito tan claro por tanto tiempo, haya podido dar una voltereta cual rápido panqueque gracias al feedback de la nación entera. Los que no tienen bases, suelen defender ese vacío. No hay nada que cambiar.

Y sé que hay muchos con conciencia que no se plegaron a la marcha y vieron, con el mismo horror que nosotros, cómo se iban aconteciendo los hechos. Pero lo representativo es siempre lo mayoritario, y ésta vez, lo mayoritario fue lo irracional. Pueden considerarse como no integrantes de ese pueblo en lo que al post se refiere.

Una mencion especial merece el Intendente Justicialista de General Villegas, Gilberto Oscar Alegre, quien en declaraciones a la prensa fue lo suficientemente dual como para avalar y condenar a la vez el hecho delictivo (NOTA). Cabe aclarar que este señor es padre de 3 hijos, y que desde 1974 posee su título de abogacía (LINK). Y yo que pensaba que los padres conocían algo de moral y los abogados, algo de Ley…

Lo bueno que nos dejó este caso, es que la Justicia (de otra Ciudad, por supuesto) actuó como debía, sin amedrentarse por los condenados, por sus abogados, ni por un pueblo que pedía exactamente lo contrario. Se mantuvo en sus cabales pese a ser una minoría (cosa que nos demuestra que “mayoría” no puede ser ligado con “lo mejor”) y siguió el camino dictado por los escritos y el sentido común (los condenados apelaron dos veces basándose casi en los mismos dichos del pueblo). Imagínense si hubieran sido populistas (y no realistas). Otra vez, una minoría es la que tiene la razón.

Lo malo que nos deja este caso, es que van solamente 3 personas a condena. Se ha penado a los ejecutores del acto sexual, pero no a los miles que han apañado el hecho, a los que lo han escondido, a los que lo han vanagloriado y distribuído en versión fílmica de celular en celular, ni tampoco a los asistentes a esa marcha claramente dispuesta para perdonar delitos graves. Pagan tres, pero queda libre un pueblo que debió haber estado tras las rejas. Recuérdelo cada vez que vuelva a pasar por allí (y por favor, recuerde también no visitar el pueblo si va con menores, más si son preadolescentes). Un lugar más parecido a “La Comunidad” que a uno que alberga personas racionales, pero puede servir para el turismo como “el único pueblo pedófilo del mundo”. Si son tan cholulos, no creo que tarden en adoptar el slogan. Estén atentos a YouTube.

Pueblo chico, infierno grande”, reza el dicho. Pero nunca pensé que pudiese ser tomado de manera tan literal.

Nosotros, orgullosos de haber eliminado el infierno, lo difundimos ahora por todos lados.” (Elías Canetti)

PLPLE

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Aunque usted no lo crea, En las noticias, Filosofía, Sabía usted?, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a General Villegas: cuando todo un pueblo debió ir preso

  1. Total y absolutamente de acuerdo!

    • @CoskiBukowski: Muchas gracias!

      @hdrom: Muy cierto, pero fuera de la alarma en el resto de la sociedad, estas personas seguirán impunes, predicando vaya uno a saber que otro delito.

      Saludos y gracias por tu comentario y RT!

      @matfac: Bien decís, “supuestamente”. Hoy los adultos parece que carecen de raciocinio y conciencia; aunque en el caso de General Villegas, lo demuestran con creces.

      Saludos y suerte!

  2. hdrom dijo:

    Habria que construir un solo penal para los que fueron a la marcha para defender lo indefendible.
    Excelente lo expresado por vos en el post!.

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. matfac dijo:

    No puedo estar más de acuerdo. El control debe pasar por el mayor, puesto que el menor suele ignorar las consecuencias de sus actos. Supuestamente un adulto racional tiene autocontrol suficiente como para evitar lo sucedido en General Villegas.

  5. Remy Blas dijo:

    Todo este tema me da nauseas. Y este país está cada vez más plagado de historias nauseabundas.

  6. La curiosa dijo:

    Increíble…la verdad increíble… tengo 15 años y la verdad puedo decir que a esta edad no se ven toodas las consecuencias…por más madura que una pueda ser o por más consiente que sea de ese acto es imposibles estar totalmente en lo cierto, en lo correcto… a diferencia de tres hombres “Maduros” por decirlo así porque al hacer lo que hicieron demuestran que de Hombres, de maduros, de cabeza no tienen nada…pero bueno…la sociedad cada vez esta peor y la verdad creo que es escazo lo que se puede hacer..
    Muy bien relatado el post, siempre un gusto leerte…
    Abrazos..
    Lari…

    • @La curiosa: Vaya, siempre te hubiese dado más edad, eso habla bien de tí.

      Independientemente de la inteligencia/conciencia, hay cosas que por experiencia no se pueden saber. Y esa experiencia se gana con el tiempo y las formas de afrontar nuevos problemas; obviamente, una chica de 14 no puede saber sobre sexo con tres hombres de una manera completamente consciente, por más veces que lo haya hecho, carece de la experiencia necesaria.

      Y ésto en el caso del sexo, en donde es un acto común, pero realizado en situaciones “no comunes”. Podemos hablar de conciencia o racionalidad en (por ejemplo) un caso de asesinato con arma de fuego, pero definitivamente no por el lado sexual. Y menos, cuando el delito puede ser detenido por el que tiene más experiencia y conciencia (en la teoría, claro…)

      Saludos y me alegro que te sigan gustando los posteos!

  7. Diego dijo:

    Habiéndome criado en un pueblo chico (más chico incluso que Villegas), creo que sé algo sobre el tema.

    Una vez hablando con una amiga que era de pueblo chico como yo llegamos a la conclusión de que hay algo extraño en la psicología de estas comunidades. Habiendo crecido en una comunidad pequeña pero ahora viviendo en una ciudad grande, puedo observar las diferencias, y son notables. Quizá un psicólogo o un sociólogo podría explicarlo mucho mejor que yo, pero creo que el mambo viene del hecho de que una comunidad pequeña es más cerrada que una grande, y por tanto asquerosamente conservadora. La mujer es siempre señalada: si el marido la engaña, es “la cornuda” (mientras el hijo de p.. es como mucho “un vago”), si es separada es “una atorranta”, y así… Me ha tocado ver muchos casos de abusos sexuales que han sido tapados por “el qué dirán”, o de homosexuales que han tenido que irse del pueblo por la intolerancia.

    En fin, es un tema interesante para estudiarlo detenidamente..

    • @Diego: Es lo que yo había pensado en un principio (yo no vengo de pueblo chico, pero sí de un barrio chico en GBA), excepto por dos puntos importantes. El primero es que, al momento de descubrirse el delito (más en un medio nacional), la gente se expresaba en contra del hecho (se podía tapar hasta un punto, pero a partir de allí, eran todas repulsiones). El salir como salieron, incluso varios días consecutivos después de ver la reacción del resto del país, fue un factor nuevo. Aunque si te fijás, después la gente fue dejando de asisitir, a la vez que aumentaban los repudios al hecho (y no quiero apostar, pero creo que no arriesgo mucho al decir que ibas a encontrar muchos participantes que estuvieron en las primeras). Es como si el punto del que hablo arriba se hubiese corrido muuucho más.

      El segundo punto es que las épocas son distintas. No se puede tomar un pueblo como una comunidad cerrada al mundo, porque ahora tenemos una penetración tecnológica que te abre al mundo. Hoy todos usan Facebook, Twitter y Messenger y los cibers revientan (más en pueblos chicos), no se puede decir que están desconectados del mundo, porque internet los pone directamente en el medio. En mi época (y tal vez en la tuya) y en nuestros primeros hábitats, por ahí podría haber sido así, pero hoy ya no lo creo tanto. Vos fijate que la difusión no se hizo entre mucha gente y un celular, sino que se los iban pasando, y que también compartieron el video en YouTube publicitándolo por Facebook. Inclusive las últimas marchas se convocaban también por ahí.

      Como bien decís, es un tema interesante y para estudiar. Y definitivamente, el caso General Villegas va a ser un punto primordial para empezar en ese sentido.

      Saludos y gracias!

  8. St dijo:

    Muchas veces me pregunto, la gente que hace ese tipo de marchas, ¿No se detiene un momento a pensar? ¿Víctimas de qué son? ¿Acaso la chica obligó a no sólo uno sino tres, y no adolescentes sino adultos casados y con hijos, a tener relaciones, y filmarla, y luego pasarle el vídeo a todos? Aparte le dan un lugar de responsabilidad MUY superior a alguien que apenas estaría dando los primeros pasos del desarrollo, que apenas dejó de ser niña.

    Sobre ésto que decís: “Con ese concepto popular, entonces podríamos tener sexo con cualquier menor que se abriese de piernas (10, 2, 7, 5, 14, usted ponga el número), porque demostraría que le gusta y que es conciente de lo que hace”, un argumento común de los pedófilos es decir que el/la chico/a “quería”, “los sedujo” concientemente, o cosas así. Lo horrible es que todo un pueblo lo piense.

    • @St: Completamente de acuerdo con ambos párrafos, y esos hechos fueron los pilares para hacer este post. Uno ve a diario noticias similares (muy violentas e ilógicas), pero éste caso en particular me parece de estudio. Ya tendría que formar parte como ejemplo en los volúmenes de psicología. Todo un pueblo abiertamente pedófilo, demostrativo y que intenta hacer cambiar las leyes sobre abusos, es algo que no se ve todos los días…

      Saludos, gracias y suerte!

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s