Por si no quedó claro, ¡yo ODIO la política!

[tweetmeme source=”PLPLE” only_single=false]

Por segunda vez en la semana, me vuelven a preguntar “¿por qué no hacés política?”. Y por segunda vez en estos últimos 7 días, respondí “¡porque ODIO a la política!”. Todos se quedan medio desajustados con la respuesta, sabiendo que escribo sobre el tema y hasta en la red me toman como un blog antikirchnerista (cosa parcialmente cierta). Por eso, me colocan como relacionado o apasionado de la política (cosa totalmente falsa).

Varios comentaristas (de la vida real y del blog) intentaron hacerme notar que si hablo sobre política, hago política. Nada más falso que eso. ¿Acaso si hablo sobre medicina demuestro mi interés por ser médico, soy médico o me gusta la medicina? ¿Si hablo sobre el delito, me va a interesar el delinquir, el ser ladrón o me apasiona el robo?

Entiéndase que tampoco uno se inmiscuye en algo exclusivamente porque le guste, sino también porque lo considere prioritario o tenga un valor mayor en ciertos momentos. Si yo tengo pasión por la computación, pero secuestran a mi familia, ¿mi interés me convierte en un experto en seguridad? ¿Sería lógico que escribiese sobre el último programa de edición de audio salido al mercado y desentenderme de mi situación personal y la de mi familia?

Comprendan que el escribir sobre algo puede ser circunstancial a la época o la localización, pero de ninguna manera se puede tomar como un estandarte que esa persona lleve con ansias por el resto de su vida. Es lo que ocurre en mi caso: los escrítos políticos son circunstanciales a éstas épocas convulsionadas, una de las peores en la Historia Argentina (y también mundial, si miramos el macroescenario).

Mis opiniones, informes y reflexiones sobre el kirchnerismo no son de lo que me hubiera gustado escribir aquí, pero otra no quedaba. Como dije en otras entradas y en las redes sociales, no puedo escribir sobre (por ejemplo) la mejor forma de criar a un chico, si con la política kirchnerista actual de liberar el país a los delincuentes, a ese chico lo pueden matar en cualquier instante; tampoco puedo hablar de los errores en nombre de la libertad, si (como otro ejemplo) estamos llenos de sindicalistas que mansillan ese derecho junto a muchos otros. Primero lo primero, lo crítico por delante, y el hobby para después.

Pero mi límite no es el kirchnerismo, porque considero que, si bien son lo peor de la política, hay otros que vienen detrás con el mismo ánimo de destrucción (aunque sin tanto poder y pericia). Y la política es determinante, siempre, porque se inmiscuye en todas las demás categorías: si hablamos de educación, salud, sociedad, seguridad y demás, invariablemente terminaremos hablando sobre política, porque los lineamientos generales se bajan por esa rama. ¿Para qué filosofar sobre la necesidad de un cambio en el aprendizaje, cuando la bajada de línea oficial es tratar de hacer votantes tontos? ¿Cómo hablar sobre libertad si la pertenencia a un partido político hace ideológicamente homogéneos a todos sus miembros? Entiéndase entonces que siempre estaremos en terrenos pantanosos, donde deberemos luchar en dos frentes a la vez. Pero eso no nos convierte en políticos, sino en realistas.

Yo vivo y dejo vivir, a menos que intenten no dejarme vivir a mí tampoco. Y como muestra, este blog: empezó bajo el mando de Néstor Kirchner, pero nunca hablé sobre él en ningún momento; recién al tercer mes del mandato de su esposa es cuando se superó mi límite de tolerancia sobre lo que un político podía hacer contra el país entero y contra los míos. Y probablemente deje de hablar de política en cuanto se vaya Cristina Fernández de Kirchner, a menos que, otra vez, se supere el límite aceptable de corrupción de poder en el sistema imperfecto e impreciso actual.

Mi visión personal es que la política es lo peor que pudo haber inventado el ser humano en contra del ser humano. Una ideología que hacer primar la imagen por sobre las acciones de bienestar, no es ni siquiera digna de tener en cuenta como sistema realista de conducción. Se hace según la imagen que tenga cierta medida y lo que digan las encuestas, no porque debe hacerse para mejorar el todo. Un sistema de mayorías en donde el voto de un inadaptado social vale lo mismo que el de un médico que se juega la vida en medio de una selva perdida en el norte, no puede dejar nada bueno.

Noten también que eso tampoco puede cambiarse desde dentro, porque todo el sistema político está mal. Uno no puede elegir al mejor candidato en un sistema disfuncional, porque sería como intentar elegir el mejor auto de fórmula 1 para correr en una pista de barro con baches de 2 metros, en donde la meta siempre está en el fondo de un barranco. Y esa es la razón por la que desde hace elecciones y elecciones, termino votando en blanco. Para llegar a ser político en este sistema, no es necesario un estadista, sino un profesional de la mentira y el engaño.

Éso es lo que traté de explicarles a la ya media docena de personas que me pidieron que escribiera las bases (filosóficas o en forma de carta orgánica) para asentar un nuevo partido político con todas las de la ley. No me siento un faro al respecto, soy un iletrado en política, no tengo pasión en el tema, no siento la necesidad de correr carreras en pistas bacheadas y desviadas con mi propio auto.

Yo prefiero un trabajo más fino. Corroer (no tengo miedo en decirlo) las bases de la política actual, pero desde fuera y a base de filosofía, neuronas, consulta, discusión, consenso y promedio, y nunca perdiendo el fin del nuevo sistema: el bienestar del ser humano. Y ni siquiera podría llamarse política, porque sería un sistema de interacción humano por los humanos, como ocurre con casi cualquier otra Institución. Pero ese trabajo es más largo también, porque necesita derribar y reconstruír edificaciones enteras (no solamente en política), y no siempre sabiendo que la nueva construcción va a ser duradera o completamente funcional, pero sería un comienzo para empezar a cambiar todo para bien.

Ahora que leo esto último, es exactamente lo que busco en cada uno de los temas que nos tocan a diario. Pero siempre la política estará por delante, ¿verdad? Tengo la esperanza de poder debatir alguna vez sobre temas importantes y serios, pero hoy, es lo que hay. ¡La ODIO!

PLPLE

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Filosofía, Mis pensamientos, Política/Economía, RECOMENDADOS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Por si no quedó claro, ¡yo ODIO la política!

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Iván dijo:

    Adhiero…

    El interés por estudiar u analizar la política de forma crítica no necesariamente lleva aparejada la intención de ejercerla activamente. Como si hablar del suicidio lo hiciera a uno un suicida…

    El problema es que muchos no lo entienden, principalmente esos a los cuales se les hace un comentario político medianamente elaborado y ya dice ” y por qué no te postulás para presidentes” o ridiculeces parecidas.

    • @Iván: Es correcto, y como vos decís, muchos no lo entienden. Otro tema es el lema de la Presidente, que dice que para cambiar las cosas hay que hacer militancia. Y no es un error de su parte, sino una viveza; de esa forma, para quejarse tendríamos que ser esclavos de un partido, y no practicar el civismo que se supone deberíamos ejercer a diario.

      No vamos al inodoro, ya estamos en la cañería hacia el desague…

      Saludos!

      @Zambullida: Es que las urnas ya no reflejan nada, porque están cada vez más alejadas de la normalidad (responden a la comunidad (de comunes), que ha demostrado no ser normal). Los resultados siempre benefician a una mayoría, no a una mejoría. Y hasta que no se cambie el sistema, seguirá siendo igual.

      Yo creo que no hace falta la construcción completa de uno mismo (si con “uno” nos referimos a cada uno de los integrantes de la sociedad), y lo creo imposible de realizar. Lo que sí puede hacerse es conocer y entender al humano y armar un soporte acorde que contemple sus bondades y maldades. Las instituciones que nos tocan hoy parecen creer que el humano es naive y bueno por naturaleza. Y por eso estamos pagando hoy en todas partes del globo.

      Saludos

  3. zambullida dijo:

    No me gustan las ideologías, prefiero los principios.

    A mí antes la situación política me sublevaba, me ponía de los nervios, ahora ya paso. No me es indiferente, porque es muy, muy preocupante, pero prefiero dedicar mi tiempo a otras cosas y cuando tengo algo que decir, lo reflejo en las urnas.

    Para construir un nuevo mundo, uno primero tiene que construirse a sí mismo; sin este proceso previo, no hay edificación posible. Sobre cimientos sólidos, sí que se puede empezar a construir.

  4. Ceo dijo:

    Adhiero, tu posición es lúcida, libre de intoxicaciones como la militancia ideológica, el día que todos alcancemos lucidez las cosas se irán encarrilando, por eso son importantes tus análisis sobre la realidad, van construyendo lucidez.

    Saludos!!!

    • @Ceo: Bueno, muchas gracias! Un gran halago sabiendo de quién viene!
      Esperemos que aporte un poquito de lucidez al menos, debe ser por lo único que sigo escribiendo sobre política y me niego a rendirme.
      Mirá vos qué casualidad: ayer mismo terminé un borrador sobre el militar político que tanto alaban los kirchneristas (y oposición también). Supongo que sale al final de la semana, pero el resumen es el que pusiste acá.

      Saludos, gracias y suerte!

  5. Matias dijo:

    No creo que este pais tenga futuro,ya la militancia ideologica a invadido la mentalidad adolescente en las secundarias argentinas; y ahora van por más, los militantas van por las mentes de los más chicos (libros infantiles del che, canal paka con programación explicando la “actualidad” argentina, actos publicos con juegos “infantiles” como escupir a tal cual personaje)

  6. Pingback: Por qué el kirchnerismo alaba y promueve a la militancia « ▀▄ PiensoLuegoPiensoLuegoExisto ▄▀ (PLPLE)

  7. Pingback: Casi colgando los guantes « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  8. Pingback: Soldaditos de juguete « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s