Por qué el kirchnerismo alaba y promueve a la militancia

[tweetmeme source=”PLPLE” only_single=false]

Supongo que habrán visto las propagandas (en forma de discursos presidenciales, bajadas de línea de su séquito, o bien en lisos y llanos spots televisivos) sobre la bendición para la Argentina que supone militar políticamente. Pero no sólo en el kirchnerismo, sino también promueven el hacerlo hasta en las filas contrarias.

Una de las propagandas habituales que se ven en el intermedio de los partidos de Fútbol Para Todos (¡gracias jubilados!), dice que para hacer crecer a la Argentina, hay que militar en un partido (no importa en cuál, anuncian también), y que es la única manera de mejorar o discutir un mejor país (falacia que ya aclaré en el post anterior). Esa propaganda también se ve en Paka-Paka, supuesto canal infantil que pretende implantar las mentiras oficiales ya desde edades tempranas. Sí, cosa ya aplicada por ese señor de bigotito que casi conquista el mundo hace poco más de medio siglo.

Uno, sabiendo que la señora de bigotito no puede decir nada que beneficie al país y su Democracia, se queda pensando en dónde está la trampa. Uno piensa que militar no es malo, pero marea el hecho de que un sistema que roza el fascismo alabe la militancia en cualquier partido. Entonces, uno piensa. Entonces, uno descubre.

La definición originaria de militar (no como sujeto), indica la participación activa y comprometida en líneas militares. Como antiguamente el militar (sujeto) lo hacía por opción, el militar (verbo) era la participación apasionada y vivaz de una persona en la carrera como soldado. Y digo soldado porque los grandes estrategas eran eso, conductores con cerebro, y no se identificaban como militantes. La militancia era la suma de gente que servía como carne de cañón, dispuesta a morir en primera línea de combate.

La militancia política no se diferencia mucho a la militar. Los militantes son los que deben moverse a dónde el estratega les señale, cueste lo que cueste (aunque aquí difiere del “estratega militar”, pues se necesita un conductor, no es necesario el cerebro; sí, tal vez, un poco de carisma). Y como también ocurre allí, los militantes son los que primero caen en la batalla, antes que las balas lleguen a los altos mandos. Tienen que seguir lo que les dicen, no pueden cuestionar el orden o filosofía de sus filas, deben seguir una cadena de mando, se sacrifican por una imagen distorsionada sobre el por qué luchan, y ganan una cuota de poder o percepción de cambio (sólo por pertenecer). Si comparamos ésta militancia política con un zombie, el zombie ganaría (éstos últimos tienen la ventaja de estar muertos al menos).

Con ese razonamiento básico, nos damos cuenta que la militancia no sirve para nadie, salvo para la propia cadena de poder. El militante suma poder al dueño de la cadena en varios frentes:

  • PODER DE VOTO: El militante siempre votará por su partido, porque se siente parte de él. El dueño de la cadena suma importancia y capacidad de presión democrática cuanto más adherentes tenga bajo su mando (mayores votantes = mayores votos).
  • PODER DE FUEGO: El militante participará en actos, marchas y escraches, ya sea por convencimiento ideológico puro o por ventaja económica del grupo con el que simpatiza. El alto mando ganará poder de puja en el terreno real, haciendo que su poderío se extienda más allá de lo político, rozando el plano delictivo (a veces, entrando de lleno). Si la cantidad de militantes de ambos puntos anteriores supera en cantidad a otros partidos, podrá manejar al país por completo (el que domine ambas campos, obtiene la victoria por cualquier vía).
  • PODER ECONÓMICO: Cuantos mayores votos tenga un partido, más dinero se le pagará en cada elección (cada voto suma dinero al partido votado, ¿sabía?), y mayor poder de presión tendrá ante grupos económicos, pudiendo ganar mayores favores directos (en metálico) o en especies (descuentos o mayor cuota para colocar productos de tal o cual empresa).
  • PODER CARISMÁTICO Y PROPAGANDÍSTICO: Cuando se tiene una gran cantidad de militantes, los planes dejan de tener importancia. Por más locos que suenen ciertos lineamientos o proyectos, más gente que la propia se sumará y lo votarán porque “tanta gente no puede equivocarse, ¡mirá todos los que son!”. El agregado de grandes personalidades (deportistas, actrices, etc.) al aparato militante, refuerza en gran medida este punto. Ésto hace que también sea más económica la propaganda, ya que la palabra difundida por los militantes puede ser tan buena como la mejor de las propagandas televisivas.
  • PODER DE PODER: El superar en número de militantes a otros partidos, hace que se gane un poder contra el que nadie querrá meterse (ya sea en el terreno legal o el real). Y ese “mantener a raya” a cualquier opositor (alineado o no con otros partidos), hace que se pueda manejar un país como se quiera. Como hemos visto, ni siquiera los jueces quieren meterse con ellos.

Queda claro que la militancia no es benévola para el país. De hecho, salvo para el propio partido, no creo que haya un beneficiado en el militar. Los zombies políticos piensan que sirven para una cosa, pero la cadena de mando los usa para otra muy distinta. Y como el voto de un zombie vale lo mismo que el de una persona que necesita de proyectos lógicos, compromiso político y una mejora para toda Argentina, la idea obvia es armar un sistema para zombies para que traigan más zombies militantes. Es más fácil, más barato y más efectivo. Hoy no se necesitan estadistas, se necesitan populistas.

Sentando en firme el propósito real del militante, sólo quedaría saber por qué el kirchnerismo se empeña en pedir que militen “para cualquier partido político”. Y las respuestas tampoco tardan en llegar:

  1. Porque saben que en el reparto, siempre terminarán engrosando más sus filas que aportar a las contrarias. Sabiendo que el kirchnerismo tiene más militantes y punteros que el resto, la propaganda ingresa más nuevos zombies al sistema propio que al de los demás. Adicionalmente, al decir que deben “militar en cualquier partido”, dan la sensación de ser abiertos políticamente, y esa ilusión de compromiso y aceptación ayuda a contabilizar en el propio campo.
  2. Porque se aúnan a las personas en sistemas conocidos. Avalando la militancia, se reúne a todo el arco opositor en un puñado de partidos. De esa forma, ya no importa el abanico completo de ideologías, sino aquellas ideas que se encuentran representadas bajo una bandera política acotada (y conocida).
  3. Porque los enemigos pasan a ser únicos. Sumado al punto anterior, sirve para tener un mejor blanco a la hora de los ataques o consensos. Si el malo es el partido B, se apunta a ese partido y ya, sin tener que lidiar con una amplitud opositora que sería difícil de identificar.
  4. Porque se evitan posibles problemas fuera de sistema que no puedan controlar. Adoptando a personas dentro de un sistema de militancia zombie, se evita el peligro de otros mecanismos no conocidos (o temidos) que puedan hacer peligrar su ideología o ejecución del poder. El levantamiento del pueblo que sacó a De La Rúa, la toma del poder por parte de los militares y hasta el cacerolazo nacional que sufrió en carne propia, ocurrieron fuera del sistema y en contra del sistema. Llamando a la militancia, el descontento dejaría de ser peligroso, pues sólo engrosaría un número divisible por todos los partidos opositores (una cifra estadísticamente despreciable).
  5. Porque se desvirtúa la discusión sobre la forma de hacer política o se desestiman los proyectos para un mejor país. Como dije en el anterior post, es muy común que ante una propuesta de cambio, la respuesta sea “y bueno, ¡hacé política o militá!”. Las críticas o ideas nuevas son parte del humano y de su ejercicio del civismo, nada tienen que ver con la política (y menos con la militancia representativa de una parte de ella); y eso sin olvidar que ver un problema no nos pone en la obligación de encontrar una solución. Convenciendo al público de que la militancia es buena, no sólo los ayuda a sumar partidarios, sino que acallan los reclamos e ideas (principalmente las que no se ajustan al sistema). Opositores o no, todos los partidos corren con ciertas bases que no pueden ser debatidas. Y como el sistema no se puede debatir desde dentro del sistema…
  6. Porque les permiten absorber otros sistemas de militancia e incluirlos en el propio. Es común ver que tal o cual partido chico se disuelve y sus militantes pasan íntegramente a otro partido. De esa forma, llamando a la militancia también se apuesta al futuro propio, ya que los partidos chicos que no pueden ganar la pulseada y tienen algún punto en común con el kirchnerismo, evidentemente van a ser absorbidos por éste úlitmo.
  7. Porque, ante mayoría de militantes, pueden usar subsistemas de militancia de otros partidos. Cuando un poder militante es mayoritario, otros querrán sumarse al éxito para recibir casi los mismos beneficios que estando en el kirchnerismo. Entonces, con el llamado a la militancia, también se aumenta la probabilidad de sacar ventaja del sistema, aún cuando ni siquiera pertenezcan al partido de uno. Y no contemos con los partidos chicos armados especialmente por el kirchnerismo, aunque con otros vestidos externos. De esa forma, se aparenta una independencia sobre el resto, nuevas ideas, pero mismo destino militante.
  8. Porque todo se dirimiría anticipadamente. Si se piensa sacar un nuevo proyecto, se sabrá quiénes lo apoyarán y quiénes no, conociendo el número de adherentes y opositores al detalle, sabiendo hasta dónde deben hacer tratos para que se aprueben o si es imposible tratar. No hay “no sabe, no contesta”, porque cada partido tiene sus lineamientos que acatarán todos su militantes.

Lo peor de todo es que la militancia sigue siendo pintada como institución benéfica para el país, inclusive entre los mismos opositores al kirchnerismo. Las razones son las mismas, pero habría que ponerles el “pretenden” delante de cada sentencia, porque siguen soñando que pueden ganarle al kirchnerismo con el mismo sistema de poder y, de esa forma, después captar los militantes huérfanos para incorporarlos a los propios. Así, el famoso “relevo del poder” no es más que un cambio de carnet, con los mismos militantes y las mismas ideas. Como se decía en mi barrio, “misma mierda pero con distinto olor”.

PLPLE

Links adicionales sobre militancia (pase el mouse por encima de los números para breve descripción): (1) (2) (3) (4) (5) (6)

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Conceptos equivocados, Filosofía, Mis pensamientos, Política/Economía, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Por qué el kirchnerismo alaba y promueve a la militancia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. majogm dijo:

    Cada vez que escucho a un militante que gracias a Nestor la juventud volvió a creer y a participar en la politica pienso: que juventud? Los muchachos de la campora? Los que escupian carteles con fotos de actores y periodistas? Los que corrieron de la plaza de mayo a quienes estaban protestando democráticamente? A los mocosos que toman colegios? Ay Nestor, Nestor… pasaran muchos años antes de que podamos erradicar el cancer que nos has dejado en el pais.

    • @Majogm: Es que en realidad sí sumó a mucha juventud, pero de una manera más viral y zombie, en donde el apoyo se da a rajatablas y difundiendo el mensaje por cualquier método posible. Es que en cierta medida, la militancia es muy similar al fanatismo religioso, en donde la idea de uno es la mejor y los demás son terribles y destructores del mundo, y no importa la forma de aplicar esas convicciones.
      Y ojo que eso no se da solamente en el kirchnerismo, es propio de cualquier partido político. Néstor hizo que ese fanatismo extremo se contagiara en las filas propias y las contrarias. Eso es lo único que puede reconocérsele, y no es un síntoma de algo bueno.

      Concuerdo con tu última reflexión: vamos a tardar muchísimo en revertir eso, y hasta me atrevo a decir que se implantó algo que ya no podremos sacar de ninguna forma. Pero sigo teniendo esperanzas…

      Saludos!

      @Ceo: Y en ese entonces, los militantes van a ser reabsorbidos por otro partido, por lo que estaríamos en un eterno sistema circular de fanáticos zombies que se centrarían en la imagen más que en los hechos.
      Creo que el kirchnerismo desató en el país un nivel de fanatismo en tantas ramas, que va a ser imposible cortar con eso a futuro (o muy difícil en todo caso). Y ojo que no hablo sólo de su partido, sino en todos los que existen en Argentina.

      Saludos!

  3. Ceo dijo:

    Tal cual lo expresas, el militante es una masa amorfa, un zombie listo para servir, no necesita preparación y está en expansión mal que nos pese, quizás pueda ser frenado por la debacle económica que se viene, más allá de las elecciones y aunque gane CFK, el 2012 va a ser terminal, los gestores económicos también son zombies y los descomunales y ridículos subsidios ($70.000 millones) insostenibles deberán ajustarse, cosa que no entra en sus diminutas neuronas y en medio de una inflación galopante, la gran fábrica de hacer pobres, que tampoco saben cómo pararla. A lo sumo podrán durar un año más, luego tendrá que venir otra forma, otro ordenamiento, el caos nunca fue tan duradero.
    Saludos y paciencia!

  4. Iván dijo:

    Lo que vos estas describiendo no es militancia es una concepción de la política como negocio donde los de abajo “militantes( se autodenominan ellos) ” buscan algún rédito político o económico , prebendas y demás yerbas sumado por supuesto al sentimiento de pertenencia tipo “hincha” que denosta y no puede debatir sanamente con el “adversario(lease enemigo en esa concepción)”.

    Aca en Misiones se dio un caso muy particular en pleno festejo el 25 de mayo un “militante” fue asesinado por “otro militante” pero la llamativo es que son del mismo partido y “sublema” y el motivo de la disputa curiosamente no era otro que “los recursos de campaña”, te dejo la nota:

    http://www.misionescuatro.com/ampliar.php?id=22382&titulo=El%20puntero%20de%20Franco%20fue%20apu%F1alado%20en%20el%20pecho%20por%20un%20compa%F1ero%20de%20la%20Municipalidad&PHPSESSID=0ec88537eff5fc2516bc3df37e72e5f9

    La verdader militancia es la defensa de las convicciónes propias y de lo que uno considera el mejor camino, el militante pone mucho de si sin esperar a cambio e incluso corre riesgos de diversas maneras.

    Para cerrar te dejo un link muy lúcido sobre lo que paso en posadas escrito por un docente universitario:

    http://www.agenciahoy.com/ampliar.php?id=31554&PHPSESSID=ef791dadbaa6219076cd4ded2040a81d

    Y un video :

    Miralo a pino recibio 6 tiros y sigue luchando por sus convicciones , eso es un militante, no desde el anonimato y la comodidad.

    Un militante esta antetodo contra ” la máquina del miedo”, porque puede y debe disentir y debatir democráticamente , el resto son solo terroristas de la democracia que quieren imponer su concepción de la realidad mediante la fuerza y la violencia.

    • @Iván: No, lo que vos intentás identificar es “participación partidaria”. En este tipo de participación, uno adhiere a un partido porque comparte sus bases, pero mantiene las líneas entre esos ideales, la realidad y lo que es el humano. Por ejemplo, si ese participante partidario ve que nuevos lineamientos no se ajustan a lo que él considera bueno, los debate, intenta cambiarlos o se va, lisa y llanamente. Asimismo, sabe que por más buena que sea una ideología, no puede defenderla con escraches al contrario o a balazos con otros partidos.

      Esa diferencia que parece tan sutil, no lo es, porque el militante es violento e intenta desconocer la verdad y el supuesto espíritu de lo que es la política. Si el sentido de un partido es mejorar el sistema de mando para que los humanos vivan mejor, no podés salir a los balazos por diferencia de ideas. Si no se entiende eso, no se entiende nada.

      Los ejemplos que me ponés sobre los militantes del mismo partido y de Pino Solanas, demuestra el escrito y mi comentario. El primer caso es la diferente lectura de la misma ideología de los militantes de un mismo partido: al no haber una bajada de línea fuerte, se dan esas reacciones (fijate que en el kirchnerismo eso no pasa); además, imaginate lo que sería con el resto de los partidos y con otros militantes…
      Lo de Pino es un ejemplo más complejo, pero te lo puedo resumir de ésta forma: si tus convicciones políticas te llevaron a ser baleado, ¿deberías seguir luchando sobre el mismo terreno? ¿O tendrías que buscar las soluciones en otro plano? Si sabés que la política militante es violenta, volver a lo mismo es propio de un militante (es lo que aclaraba en el post: Opositores o no, todos los partidos corren con ciertas bases que no pueden ser debatidas. Y como el sistema no se puede debatir desde dentro del sistema…).
      Date cuenta que la ideología de Pino es muy contraria al kirchnerismo, pero de todas formas piensa hacer alianza con ellos. Solanas es un militante con todas las letras. Y eso sin olvidar que para seguir con lo mismo, o tiene que esperar nueva violencia en carne propia o aplicarla él mismo contra los demás. Y estoy en una investigación en la que estoy ligándolo con lo segundo. Un ejemplo de la militancia que explico en el post.

      Saludos!

  5. Nicolas dijo:

    Creo que ser militante es no tener fe en la humanidad… jeje

  6. Iván dijo:

    Coincido con lo de “participación política”, pero me parece que las cosas son de una manera muy distinta en las grandes ciudades que en pueblos y lugares chicos donde la gente se conoce, tiene buena fé y busca a través de la política que los recursos y obras lleguen , que las soluciones lleguen , que entiende a la política y al involucrarse como una forma de que las cosas se hagan bien y de ser partícipe, además es algo sano y constructivo que perdura, el involucrarse no desaparece por que un candidato te engañe o porque un partido o ciclo político llegue a su fin , el joven o adulto sigue compromentido y participa cuando cree que las cosas se hacen bien y protesta y denuncia cuando supone lo contrario a eso yo le denomino militancia , en un sentido positivo y contructivo .

    “No me asusta la maldad de los malos, me aterroriza la indiferencia de los buenos”.

    Einstein

    Si las cosas no son así solo me resta pensar que en algún momento dado la gente se va a cansar de tanta corrupción , pisoteo y tomada de pelo de corruptos y malvivientes que se autodenominan “servidores públicos” y va a generar otro sistema porque a decir verdad el actual viendolo negativamente nos sale carisímo tenemos camara de diputado y senado con sus respectivos asesores y gastos multimillonarios y que producen ¿? ( digamos los bloques tienen pensamiento idéntico es lo mismo pagar a uno solo que a toda la bancada), lo mismo en las provincias , etc , pero como los argentinos somos muy aventureros el inconforme no se preocupa por cambiar las cosas sino por buscar otro rumbo y los que no pueden padecen.

    Siguiendo la misma línea pesimista esto siempre va a ser una plutocracia (gobierno de los ricos) que son los que pueden bancarse las multimillonarias campañas políticas para llegar al tipo canchero a-político de a pie para conquistar su voto que termina por miles de mecanismos que el desconoce sufriendo todas las consecuencias de su ignorante y descomprometida o en todo caso irracional elección y el voto pensado , razonado y “militado en sentido positivo y comprometido se diluye entre choripan y tetra , asi cada campaña política no va a ser más que un diezmo pagado por el oficialismo de turno o por ciertos sectores políticos con recursos millonarios( financiados por los intereses que usted quiera imaginar aca).

    Ese panorama no me resulta alentador a mi por lo menos sera porque soy joven, optimista e idealista, yo creo que la gente entiende el cambio de modelo con respecto a los ´90 con un estado que cumple su rol , que busca ser inclusivo y protagonista como un piso pero no come vidrio, acorate que hace no mucho la gente estaba fastidiada del modelo k pero la muerte de nestor y la falta de figuras potables en la oposición impiden nuevas opciones , la gente no quiere retroceder al pasado de la mano de viejas figuras sino dar un salto cualitativo al futuro , yo soy optimista sera por eso :).

    • @Iván: Es que a eso que nombrás, yo lo llamo, simplemente, civismo. Es el ejercicio de los derechos y obligaciones cívicas para mejorar el país (corrigiéndolo, visualizando los problemas o aportando soluciones). Eso es extrapartidario, porque no hace falta una bandera política para hacerlo. Y acordate que cualquier cuerpo necesita músculo y cerebro, o sea que tampoco es necesario meterse en el terreno (alias “participación política”), sino pensarlo y confrontarlo con otros terrenos (esto lo llamaría civismo secundario, que puede no ser estrictamente político). Músculo y cerebro pueden estar en un mismo cuerpo (aunque es raro), pero necesariamente deben haber partícipes en los dos bloques.

      La militancia es el fanatismo por un partido, nada tiene que ver con civismo, sino con las ansias de que un partido gane por sobre los demás con la idea de que se imponga a como dé lugar. No se busca un mejoramiento, sino una victoria por sobre el resto. Hay mucho músculo, pero no hay cerebro. Son las mismas diferencias que existen entre uno al que le gusta el fútbol, uno al que le gusta pero es simpatizante de un partido, y otro que es un barrabrava. ¿Me explico?

      Desde hace tiempo veo que vos no sos militante (según mi definición), sino que te gusta el mejorar la Argentina, sin importar el partido o el sistema (y lo volvés a demostrar con tu comentario de arriba). Seguís a un partido político, pero no sos fanático: en cuanto veas que tu partido no cumple con los lineamientos, pasarías a formar parte de otro con el mismo ánimo que con el primero. Y tampoco tenés miedo a un cambio completo del sistema, cosa que casi nadie aceptaría. Eso es lo que te diferencia y es lo que el país necesita: gente que transmita positivismo cívico sin importar la camiseta o los sistemas. Y el positivismo u optimismo no cambia tu visión de la meta (cuando generalmente es al revés: se cambia la meta para mantenerse positivo). Todo ésto es bueno tanto para vos como para el resto. En éstos casos, el idealismo no es malo, sino algo necesario para poder cambiarlo todo (siempre que no separes los pies de la tierra, claro).

      PD: Si la plutocracia es la base de todo el sistema (cosa en la que concordamos), ¿no sería mejor cambiar las bases para que el poder no pase estrictamente por los que más tienen? La dejo picando para algún(os) post(s) futuros…

      Saludos y un placer leerte, como siempre!

  7. Myriam dijo:

    Buenos Aires , 27 de Junio de 2011

    Habiendo recibido el informe redactado por Juan Bautista Yofre, “Las Milicias Populares” de los Kirchner , ya existen. El mismo fue difundido a través de diversas direcciones.

    En el día de la fecha , se recibió de un destinatario perteneciente a un servicio de informaciones e inteligencia del exterior un informe confidencial el cual da por confirmada la versión del informe de Juan Bautista Yofre, agregando que la organización actual de unidades de despliegue territorial, logística, instrucción militar, educación, ideológica y armamento (expresiones vertidas en el informe Yofre) le fue confiada en carácter de coordinador al diputado nacional JUAN CARLOS DANTE GULLO (alias CANCA) ex -miembro de las Organizaciones Montoneras e incondicional de Mario Firmenich hasta el año 1985.

    Quien le confirió la tarea de coordinador de Las Milicias Populares, fue MÁXIMO KIRCHNER, hijo de la jefa de estado y fundador de la juvenil agrupación “LA CAMPORA”.

    Asimismo indica el informe, “Las Milicias Populares”, tienen como objeto ser la Guardia Pretoriana del régimen gobernante y asumiendo la posibilidad de una derrota en el acto eleccionario del mes de Octubre, desarrollar operaciones coercitivas, impidiendo el democrático desarrollo de gobierno, creando situaciones de caos, retomando acciones de un pasado violento que abrió profundas heridas que aún no terminan de cicatrizar.

    El presente informe se da a conocimiento a los efectos de que el mismo tenga la difusión que se crea pertinente. Por otra parte dar cumplimiento a un deber ciudadano de alertar ante posibles situaciones que desmadren más aún las condiciones de inseguridad y violencia que vive la Nación.

  8. Pingback: Casi colgando los guantes « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  9. Pingback: La Nueva Argentina: 2- El triunfo de la antipolítica « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  10. Armando dijo:

    Estoy de acuerdo con lo de civismo.
    El tema con la militancia tal y como los K lo plantean es la militancia no como una simple responsabilidad sino como un verdadero estilo de vida. Yo no se si alguno de ustedes tiene algun tipo de experiencia en algun lado (si es asi que lo diga) pero la militancia tal y como se va dando es como se dijo en el post mas arriba y me parece que un poco mas oscura.
    Termina siendo la vida misma. El militante populista pasa a formar parte de una maquinaria cuyo pilar doctrinal no se queda en la idea de la mera responsabilidad civica sino que interpela directamente hacia la vida privada. O mejor dicho, el militante no tiene vida privada, no debe creer en la vida privada porque lo privado es parte de la esfera pequeño burguesa, revindicar la vida privada es hacer una apologia encubierta del egoismo. La vida del militante tiende a la colectivizacion de la misma, a la claudicacion de la individualidad a favor de una estructura que realmente no termina exigiendo ningun esfuerzo intelectual porque para ello ya existen los dos o tres cuadros tecnicos. La mayoria militante no lee, actua, A algunos eso les queda bien, a mi realmente no. Soy un librepensador y me encanta leer.

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s