¿Vivienda digna?

[tweetmeme source=”PLPLE” only_single=false]

Las cosas no son dignas, las personas lo son. Uno no dice “ayer me comí una manzana digna”, sino “digna de mí” en todo caso. La dignidad es parte del espítitu humano y puede ser extensible a las cosas poseídas o disfrutadas, pero nunca, jamás, puede ser al revés. Uno no se vuelve digno por lo que posea, sino por lo que ya es.

Una persona puede ser más o menos digna según la situación económica/sentimental por la que atraviese, pero nunca la perderá del todo si es que la tiene, como así tampoco puede ganarla si nunca la tuvo. He visto linyeras más dignos que gerentes de empresas y si les cambiáramos sus status, probablemente veamos pocas diferencias. Las viviendas, autos o familias poco tienen que ver con la conformación propia.

“Vivienda digna” no debería existir entonces, sino que tendría que ser reemplazada por “vivienda para personas dignas” o “vivienda digna de mí”. Pero aquí es donde empieza el problema, porque los que hoy aparecen con esa consigna en la boca, son, por un lado, los menos dignos de recibirlas y, por otro, generalmente ya tienen una vivienda que supera la medida de su dignidad.

Una persona que vive en una villa y se va a trabajar puntualmente a las 5 AM, esquivando ladrones y vendedores de droga, hace su trabajo y respeta a sus compañeros, vuelve agotado al día siguiente para estar con su familia antes de volver al círculo laboral, y todo sin recibir un pago por algo ilegal, es digna. Ese humano puede, en todo su derecho, pedir una vivienda acorde a su dignidad. Probablemente no la reciba (no se pueden entregar mansiones a todos los trabajadores de la villa que se esfuerzan por hacer las cosas bien), pero sí debería tener algo más que una casilla de madera en el medio del far west.

Por otro lado, una persona que vive en el mismo lugar, pero se gana el sustento asaltando o matando gente, secuestrando, tratando de sacar ventajas del Estado, sin ímpetu de trabajar en serio, con el facilismo generalizado como patrón, tomando predios a pedido de punteros políticos y defendiéndose con sus propios hijos de las balas policiales, ese humano no es digno. Y con esa falta de dignidad, de ninguna forma tiene un derecho a pedir una cosa material que supere a su propio ser: la medida justa de vivienda acorde a su dignidad, sería la prisión de por vida.

Si la gente sin dignidad pide viviendas superiores a su medida mediante la coherción, la violencia contra otros (dignos e indignos), la violación de la leyes y el abuso de su propia familia en beneficio propio, estamos ante un problema de límites y falta de valores. Si el Gobierno provee viviendas superiores a esos indignos, dejando de lado a los dignos, estamos ante un problema mucho mayor: el Gobierno pasa a ser un validador de indignidades y un ciego ante la buena gente. O sea, un Gobierno indigno para los dignos, y digno para los indignos. Y recordemos que el Gobierno no es un ente minoritario sin importancia, es el gestor de todo un país y nuestro representante ante el mundo entero.

El precedente que se sienta hoy es que es mejor ser un indigno que un digno. Se toma el patrón pobreza servil para medir la dignidad de la gente ante la sociedad, desentendiéndose del análisis sobre cómo se llegó a esa pobreza y qué tipo de utilidad real presenta para todo un país (y no para el gobierno de turno). Los sectores más sentidos no son los presentes, sino los de las próximas generaciones, que ven en lo indigno el único camino viable para conseguir lo que se quiere, más allá de la medida real de los valores propios. Y revertir eso se va a tornar imposible desde el seno familiar cuando un Gobierno entero lo promociona y promueve como virtud. Los ejemplos internos siempre van a perder ante la maquinaria gubernamental que el mismo digno sostiene (al igual que sostiene el pago de esas viviendas indignas).

Argentina, hoy, es ésto. Espero y deseo que otra vez se pueda dar prioridad a los que realmente lo valen. Sueño con una nueva Argentina, una que sea una vivienda digna, pero para los dignos.

PLPLE

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Argentina...país generoso, Conceptos equivocados, Filosofía, Política/Economía, RECOMENDADOS, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Vivienda digna?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Ceo dijo:

    Adhiero!…La dignidad en este país se ha vuelto fantasmal.

    Saludos y sigamos esperando.

  3. Pingback: Vivienda... ¿digna? - apezz.com

  4. Pingback: Vivienda... ¿digna?

  5. zambullida dijo:

    Las estadísticas que utilizan los aparatos del Estado son siempre engañosas. De todos modos, creo que todos somos dignos, aun cuando matemos y robemos. Hay una dignidad inherente a la condición humana que nadie nos puede arrebatar y aunque, en ocasiones, parezca esfumarse, siempre reaparece.

    • @Zambullida: Yo creo lo contrario: la dignidad se gana y no viene de forma predeterminada sólo por ser humanos. Ni siquiera en una sociedad racional. Hasta podría decir que los que nombro como indignos en el post, no se diferencian de los animales; pero juro que he visto animales más dignos que ellos…

      Saludos!

      @Nerjeño: Pero esos son otros tipos de indignados. Fuera de los métodos, lo que piden es una mejora para ellos y para el país, en todas las ramas. Tampoco piden cosas gratuitas, sino que puedan ganárselas con esfuerzo.
      Aquí es otro cantar: hacen piquetes para que les regales casas (que luego desmantelan para vender sus partes y luego volver a hacer piquetes para pedir otra), atacan violentamente usando a sus hijos como escudos, y quieren dinero sin trabajar (es una ofensa ofrecérselos).

      Fuera de que estemos de acuerdo o no con los del 15-M, definitivamente están a planetas completos de distancia de los “dignos” argentinos…

      Saludos!

  6. Nerjeño dijo:

    Hablando de dignidad, en España llevamos casi un mes con unos autodenominados “indignados”,cuya principal actividad consiste en acampar en las plazas de las principales ciudades españolas. Y lo mas curioso es que a eso lo denominan “Movimiento 15 M”. Exraño concepto de movimiento, cuando nada menos que Diógenes ya dijo algo tan obvio como que “el movimiento se demuestra andando”.Pues allí siguen sin moverse.
    Bueno, pues estos llamados “indignados”, okupantes de las Plazas, con permiso de la autoridad incompetente, quienes, entre otras muchas y variopintas cosas, tambien reclaman, como no, “vivienda digna”, tienen verdaderamente indignados, y con razón, a comerciantes y vecinos, que ven como nadie entra en sus establecimientos, y tienen que soportar la mugre, el ruido y la insalubridad de la zona, y seguir pagando impuestos y a la policía que recibe órdenes de vigilar sin actuar.

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s