Nacionalización de empresas, dos conceptos mal entendidos

Con la renacionalización de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) por parte del Gobierno Argentino, nace una nueva controversia sobre si es mejor nacionalizar que privatizar, o viceversa. Si bien hay miles de voces que se alzan en ambos bandos, hay dos conceptos interconectados que parecen estar olvidando (o malentendiendo, en el mejor de los casos) y que hacen bastante inútil la discusión.

 

En primer lugar, la nacionalización de recursos poco tiene que ver el nacionalismo, aunque parezca paradójico. Se le pone la bandera de patriotismo a la nacionalización (adrede y por conveniencia sociopolítica), pero los fines son los mismos que los de una privatizada. Cuando uno habla de “nacionalizar recursos”, falsamente se le da la sensación figurativa de propiedad inviolable y soberanía independiente, haciéndolo equiparable a una obra de arte en un museo o a una joya que nos legó nuestra genealogía familiar. Pero ese concepto está muy lejos de la realidad, ya que tanto en la nacionalización como en la privatización, los fines del recurso y del dinero suelen seguir canales similares.

Voy a dar un mismo ejemplo muy resumido, para ambos tipos de empresas. En una privatizada, se extrae el petróleo, se vende a nivel nacional (y puede exportarse), se toma una parte de la ganancia y la otra se da al Estado del país explotado. En una nacional, se extrae el petróleo (y puede exportarse), se toma una parte de la ganancia (o toda si es 100% nacionalizada) y la otra va a los accionistas (extranjeros o no). En ambos casos, el petróleo se pierde, pero se ganan dividendos que terminan en el Estado.

Para los que vean como beneficio el “se toma toda la ganancia si está 100% nacionalizada”, cabe aclarar que (por ejemplo) una empresa manejada a nivel completamente nacional no es tan eficiente como una petrolera internacional por la especialización que ella posee (el Estado suele recibir más dividendos compartiendo las ganancias con otros accionistas, que apropiándosela en su totalidad por un menor valor de venta de producto, más trabas en exportación, y con más riesgo crediticio, laboral, de inversión, etc.). Por algo los gobiernos suelen privatizar, porque obtienen más beneficios vendiendo los derechos de explotación que por medio del usufructo propio.

El único beneficio para el país que reporta la nacionalización de un recurso explotable, es la capacidad de poder elegir a quién venderle según los intereses políticos propios (que pueden diferir a los de una empresa internacional), y poder generar fuentes de trabajo en el propio país explotado. Pero a reglas generales, esas cosas también pueden pactarse de antemano con una empresa privada antes de la cesión. Como verán, cuando se dice “el petróleo es nuestro”, no indica que vamos a tener oro negro hasta en la ducha o que nos vamos a hacer ricos de un día para el otro, sino que, en el mejor de los casos, indicamos a dónde vamos a vender el fruto de nuestra propia tierra.

Para los que crean, por ejemplo, que la nacionalización permite “suministrar de sobra al mercado interno y abaratar los costos” (cosa que me harté de oír en estos días), les recuerdo que eso es erróneo. Si (supongamos) tenemos el litro de nafta privatizada a $5, nacionalizamos la empresa y se vende a $1, hay $4 que no van a entrar para el país en moneda y los tendremos como pérdida, cosa que va a impactar no sólo en la recaudación de las arcas estatales, sino también en la producción propia de la empresa. Lógica pura.

En segundo lugar, es irrelevante de dónde procede la empresa o el Estado, sino cómo se maneje esa empresa o Estado. El éxito económico de tal o cuál conducción empresarial, recae en su capacidad de hacer rentable a una compañía. Recuerden que no hablamos de soberanía, pasión, o amor, sino de estrictos negocios. Dinero. Si una empresa privada es mala, probablemente un Estado pueda funcionar mejor; si un Estado es malo, probablemente una empresa privada funcione mejor.

De todas formas y gracias a la especialización de las empresas, siempre suelen funcionar mejor las privadas que las estatales, por el simple hecho que un Estado no es una empresa multipropósito. Una sociedad privada experta en un mercado especializado puede ganarle fácilmente a cualquier Estado que debe abarcar múltiples frentes. Asimismo, las empresas internacionales tienen menos capacidad de dar pérdidas, porque aunque fallasen en uno u otro país, pueden mantenerse con las operaciones en los restantes (cosa que un Estado no puede al circunscribirse sólo a un único territorio). Y también son menos permeables a los cambios políticos, ya que se manejan con lineamientos de estatuto que se mantienen más tiempo que la rotación política de los países explotados.

Así es que el capital de control de una empresa debe ser elegido según las empresas privadas que haya en oferta para un sector específico, sopesándolas con la capacidad gubernamental de hacer eficiente a una empresa. Si un país es excelente en el manejo de empresas, las empresas deberían tender a la nacionalización. Por el contrario, si un gobierno no es buen conductor empresarial, o tiene altos índices de corrupción, estafas o desajustes fiscales, debería ser privatizada para asegurar que los recursos puedan seguir siendo explotados como se deben y no se desaparezcan en los bolsillos del político de turno. Aunque parezca mentira, en latinoamérica privatizar puede ser la mejor manera de nacionalizar…

PLPLE

Anuncios

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Conceptos equivocados, Filosofía, Kirchnerismo, Política/Economía, RECOMENDADOS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Nacionalización de empresas, dos conceptos mal entendidos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Joaquin dijo:

    Creo que nunca te dije “estoy de acuerdo con tu post a un 100%”. Bueno, hoy te lo ganaste.

    Aunque vale aclarar, falta algo, y es que la solución no es privatizar ni nacionalizar. La privatización es (casi) tan mala como la nacionalización. Lo que hay que dejar es actuar al mercado sobre los productos con total libertad, no garantizando monopolios ni ventajas a una empresa sobre las demás. Lease: “The Problem with Privatization” http://www.thefreemanonline.org/headline/the-problem-with-privatization/

    • @Joaquin: Bueno… era hora! Me costó unos buenos años, pero se logró! 😆 Igual viste que te dije, desde que te fuiste a las Feroe estamos concordando más. Seguimos en disidencia con las mismas cosas, pero las de ahora son muy básicas, y en esas solemos concordar.

      No estoy seguro de que el liberalismo funcione de forma correcta, no porque sea un mal sistema, sino porque los humanos que lo usan lo son. Después le pego una mejor leída, porque pinta muy interesante (sólo tuve tiempo de un escaneo de texto).

      Saludos!

  3. Pingback: Nacionalización de YPF y kirchnerismo: una nueva estafa, un nuevo modelo « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  4. ioseelmago dijo:

    Hola.por mas vueltas que se le de ,la expropiación de Y.P.F. es solamente ,por la necesidad de recurrir a otra caja,para poder seguir manteniendo este modelo que hace agua por todos lados.El problema,va a ser cuando no tengan de donde sacar mas money.

    • @ioseelmago: Es así, ésta medida les cayó perfecto porque es algo que pueden dibujar de patriotismo mientras se llenan los bolsillos con los vítores del Pueblo. Con Malvinas no había retribución, encontraron algo más rentable.

      No conocía esos dos detalles, pero conociendo a los dos “Presis” (uno más ladrón que el otro), probablemente haya sido cierto. Si hay una característica única en los Kirchner, es que hay más realidad de la que llega a ser escrita (y eso que lo escrito supera ya todo lo conocido).

      No podemos irnos al exterior, y ellos apuntan a eso. En las sociedades sociofascistas, se necesitan enormes cantidades de gente para echar a andar el modelo. Las restricción de salidas de dinero (hasta para los que no son empresarios) y el último aumento del 100% en los pasaportes lo deja bien claro.

      Saludos y gracias!

  5. liam978 dijo:

    Muy buena teórica pero ami entender los kirchner son unos pichones de pecho y mira que hay que tener muy buena imaginación para verlos así, al lado de las multinacionales petroleras que financian guerras sea cual sea el motivo para seguir negociando , que son un grupo de trillonarios que aplastan cualquier proyecto de energía alternativa existente en el mundo solo para mantener el monopolio y control absoluto de los inmensos dividendos que les genera “su ” negocio , los políticos van y vienen, la mayoría tienen precio y si no pueden comprarlos estos se encargan de derrocarlos Yrigoyen , Illia golpes con tufo a petróleo ypf , el capitalismo multinacional se encarga de entrar a sangre y fuego en los países para resolver “sus problemas ” un ejemplo cabal es la Firestone en Liberia http://www.comfia.info/noticias/26814.html, no pasa por defender ” este gobierno” el punto central es si se quiere un resorte clave de la economía en manos de capitales multinacionales que muy probablemente no están interesados en nuestro desarrollo industrial o en manos nacionales con intenciones de nutrir el desarrollo nacional.

  6. @Liam978: Es que no se por qué tu teoría anula la mía. Nunca dije que las petroleras no puedan hundir al país, al contrario. Los juicios y quitas de beneficios (que ya se están dando, España hoy le ha sacado beneficios impositivos al país y parece que no van a importar tanto biodiesel como antes), es una forma de golpear al país. Y concuerdo en que los K son nenes de pecho ante el mercado internacional y la historia geopolítica mundial. Ellos piensan que pueden manejar el mundo de la misma forma en que manejaron Argentina. Están envalentonados por tantos “éxitos” que les permitimos, pero el mundo no es Argentina.

    Por otro lado, tampoco estoy en contra de una estatización, pero sí bajo una bajo gobierno K o con política tendiente al populismo pobrista. Como decía en el post anterior, si un Gobierno anda relativamente bien, debería tenderse a una nacionalización (legal y no impulsiva). Pero en un país en donde los políticos no invierten, son corruptos, y explotan hasta el vaciamiento de recursos, YPF servirá para generar más patrimonio político a costa de recursos no renovables de todos. En una privatizada eso no pasaría con un gobierno de regular para arriba. Pero acá, sea cual sea la forma de constitución de YPF, siempre perderemos, aún más si es nacionalizada.

    Saludos!

  7. liam978 dijo:

    Lo mío no es una teoría es una apreciación del comportamiento de las multinacionales con inmenso poder de mercado, lo tuyo es correcto lo importante es la eficiencia, productividad, inversión y la generación de ingresos da igual si en manos privadas o estatales debe haber grandes ejemplos de las dos cosas bien hechas , por ejemplo el gobierno noruego maneja un fondo del petróleo un ejemplo de inteligencia , transparencia, honradez y visión de futuro de los noruegos en la preservación de su economía, el manejo eficiente del dinero y la visión de futuro http://wvw.nacion.com/ln_ee/2007/diciembre/16/opinion1354687.html , ejemplos de privadas eficientes también existen el punto es como bien decis el mundo nos va a hacer pagar el atrevimiento no son nenes de pechos.

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s