Vientos de cambio: mis experiencias y conclusiones en la marcha del 13 de Septiembre

 Conste que sigo (o seguía) con la apatía política y bloguera. Conste que dije que no iba a participar de ningun cacerolazo (aunque lo apoyara). Conste que laburaba hasta las 22 horas (y la concentración era a las 20). Pero esas constancias no pudieron contra el empujón masivo de la gente y el espíritu que se le impuso, y lograron mover la esperanza que albergaba en estado criogénico dentro mío. Hasta último momento intenté evitar el llamado, volvía a recordar mis hastíos, me repetía que no servía de nada, hasta hice un esbozo de camino alternativo para evitar físicamente la congregación. Pero finalmente, el calor se filtró por algún resquicio invisible, y logró penetrar en lo más profundo de mi ser. El 13, terminé asistiendo a una de las concentraciones y me amalgamé con los pedidos de la parte del Pueblo que más represeta los intereses realistas de la Argentina del hoy y del mañana.

Las experiencias y conclusiones (buenas, malas, curiosas), todavía se agolpan sin mucho orden dentro de mí, por lo que simplemente voy a exponerlas numeradas, sin más formateo que ese:

  1. Con una mano en el corazón, esperaba otro fiasco como en los últimos cacerolazos. Inclusive arrancaron adelantados (muchos iniciaron a las 19 horas) como las veces anteriores. Pero gratamente ví que me equivocaba y que la gente REALMENTE estaba cansada y con ganas de despertar.
  2. Trabajando en una planta con muchachos de UOCRA, el chiste del día era el “vos que salís ahora vas para ahí, ¿no?”. Se sorprendieron cuando les dije que sí. Un pariente de un sindicalista, dijo que habría que ametrallarlos a todos (y después los violentos éramos los congregantes…), aunque asumió que ahora sí había una cantidad de gente importante. Los que entraban/salían, tenían puesto TN y miraban seriamente, algunos con la boca abierta. Un día después, hablando con un laburante ex-puntero peronista y ex-kirchnerista (convertido por su servidor :-) ) me dijo que por las dudas, no dijese nada de mi asistencia. Concordé. Cosas que pasan en un país libre, ¿vió?
  3. Le escribí a mi mujer para ver si estaba viendo la TV, cerca de las 20 horas. Me dijo que no (estaba afuera con mi nena) y me preguntó por qué. Cuando le recordé la marcha, me dijo que encima tenía a una maestra K en la mesita de al lado (estaba en una cadena de fast food). Más tarde me dijo que, hablando con ella, la educadora no sabía un montón de cosas, y que de la indignación de los nuevos datos (más otros que ya sabía, pero que parecía no haber asimilado)… iba a agarrar una cacerola y sumarse al reclamo. También me llamaría emocionada casi hasta las lágrimas, porque todos en la calle tocaban bocina, incluso el mismo colectivo en el que volvían (en una zona regularmente muda).
  4. Mi nena de 5 años se mostró contenta con el reclamo generalizado. Y parece que intuyó por dónde venía la mano y hasta armó su propio cántico… incluyendo el nombre de Cristina. Hacía tiempo que había tenido una salida acorde con “Cristina Kirchner es mala, como los ladrones” sin que le dijésemos nada. Mi mujer me la pasó por teléfono mientras cantaba… y casi fue definitorio para mi participación a kilómetros de distancia. Después le diría a mi esposa que prendiese la TV, y le mostrara a nuestra benjamina que ella estaba formando parte de eso que veía. Se mostró muy animada y hasta evitó jugar con una amiguita que cayó de prepo para no perderse los cacerolazos. No tenía pensado que supiera de política hasta más grande, pero evidentemente el kirchnerismo y el ingreso de La Cámpora a las escuelas, aceleró el proceso. Otra vez, gracias Cristina…
    Un día después le mostré un video en el que salía, rodeado de mucha gente, en la lejanía, y se mostró muy orgullosa y extrañada. “¿Toda esa gente quiere que Cristina no robe más? ¡Son un montonazo!
  5. Cuando salí del trabajo, la marcha más cercana seguía, por lo que apuré el paso para llegar antes de que todo terminara. Habré llegado 22.15 a Acoyte y Rivadavia, y todo siguió hasta casi 22.45. Los que dijeron que “casi llegó a las 22 horas”, mintieron. La Policía Federal, inclusive abrió el tránsito mientras todavía quedaba gente en el lugar. La polipolicía de Garré parece que ya no respeta a nada ni a nadie.
  6. Haciendo memoria, ésta fue mi primer participación en una marcha (anti)política. Ya había tenido 3 participaciones en piquetes contra Edesur con vecinos de la zona, pero nunca una movilización que se relacionara con temas de la política, menos la de un país entero.
  7. Mi ingreso a la marcha fue un tanto particular. La gente de la zona estaba relativamente bien vestida, y fui el foco de las miradas por un tiempo. Imagínense: llegué con camisa y pantalón naranja cuasiflúo, recién salido de una jornada de trabajo, y portando una mochila a mis espaldas. Cuando pasé el examen de “no infiltrado”, todo fue más relajado. Más adelante, cuando levanté el teléfono para que mi jermu escuchase los cánticos, otra vez llegaron las miradas. Pero ni cámara tiene mi celular xD. Igual estubo bien que eso ocurriese. La gente despierta y atenta es lo mejor que puede tener una marcha.
  8. Pese a la desorganización, había un grupito central de jóvenes que lideraban los cánticos y se habían convertido en los seguidos por los vecinos. Pero mi experiencia en los anteriores piquetes, me indicaron que eso siempre pasa, aunque los K quieran hacerlos pasar como “políticos encubiertos”. Lo sé porque en uno de los piquetes anteriores, fui uno de esos “líderes invisibles”, sin querer serlo realmente, y ni siquiera teniendo un partido preferido (el 13 fue mi primer marcha, y sin banderas encima). La desorganización interna no indica que nadie tome la posta o sea elegido para ello en el trayecto de la misma.
  9. Lo malo de la protesta, es lo mismo que dije en el post sobre los cacerolazos en tiempos K. Debería haber sido algo serio, y no con risas por doquier (aunque, admito, es contagiosa esa alegría y hasta es beneficiosa en cierto punto); la gente tiene como un desconocimiento de los peligros que implica hacer semejante marcha (había muchísimos chicos y jóvenes); y no deberían ser cacerolas, sino algo más organizado e integrante. Por ejemplo, ya se está hablando de una marcha para Octubre con remeras blancas. Eso sí sería más idóneo. También hay que unificar los reclamos hacia fines más nobles y abarcativos. Pedir por el cepo al dólar es un derecho también justificado, pero menos representativo o importante que el comer por $6 o la inseguridad. Hay que aprender a reconocer las prioridades. Lo mismo pasa con los cantitos de “yo no la voté”: recordemos que hay muchos allí que SÍ la votaron (lo noté ahí mismo) y se sienten apartados del reclamo por ello (y no deberían; la autocrítica o el reconocer el error no es limitante ni excluyente).
  10. Lo bueno de la protesta, fue también el ánimo festivo generalizado, y la sensación de seguridad que había porque eran todos “como uno”. Como bien diría más tarde Relato Del Presente, fue la única vez que saqué el celular de mi bolsillo sin miedo a que me lo afanasen; y también sentí varios roces en la mochila, pero no necesité chequear para ver qué me habían robado. Además, se notó que para muchos, era la primera vez que asistían a una marcha de cualquier tipo, y parecían estar cómodos con la experiencia. También estaban esas extrañas ganas de salir a abrazar a cada uno de los que estaban ahí; así de grande era la alegría de saber que se estaba entre hermanos. Diferentes, con distintos motivos, pero hermanos patrióticos al fin.
  11. En el reclamo no hubo una sola bandera política, ni un solo micro que llevase gente, ni un puntero anotando participantes para cobrar planes (o lotes, o dinero en efectivo), no había choripanes, chicos de La Cámpora compartiendo drogas, ni tetras de vino tinto. Y eso es algo que le molestó mucho, pero muchísimo al kirchnerismo. Aunque muy dentro mío sé que la molestia viene de la incomprensión: no pueden entender cómo la gente puede juntarse sin cobrar nada a cambio de la participación a una marcha, que ni identificación política tenía. Eso explicó el gran silencio en internet que hubo momentos después, porque no podían comprender ese concepto tan básico para nosotros, pero tan desconocido para ellos.
  12. En la marcha, identifiqué a dos posibles infiltrados (uno, seguro), que se la pasaban rotando por todo el borde del piquete con cara seria y un porte… particular. Uno de ellos (el que más olía a SIDE), se acercó hacia el final de la protesta, a los móviles policiales que cortaban Acoyte (del lado de Moreno). Segundos después, se abría el tránsito con gente todavía en el medio. Lo dicho, tenía muchísimo olor a SIDE con toques de La Cámpora.
  13. Dos hechos particularmente inseguros ocurrieron, que casi nadie notó. Unos minutos antes de terminar el reclamo, pasó corriendo un pibe de unos 16-19 años por el medio de la ya casi vacía Rivadavia, gritando “¡gorilas, manga de fachos, putos gorilas, aguante Cristina!”. Alguna gente reaccionó respondiéndole, y noté cuando estaba metros adelante, que tenía un bulto muy sospechoso a la altura de la cintura. Un K armado corriendo entre una manifestación opositora. Repito, para el Gobierno, los violentos después éramos nosotros. Supongo que hay que tener carnet K o de Vatayón Militante para ser Ghandi… El segundo hecho fue a varias cuadras, sobre Av. Rivadavia, casi llegando a Primera Junta. Algunas personas seguían con cánticos y cacerolas, y yo acompañaba detrás. Por una calle intersectora, aparecen 4 pibes del modelo (gronchos que noté ya a la distancia), y se escucha un “qué´ e´ eso, qué pasa?”, junto a un “son los putos contra Cristina”, seguido de un “u, vamos a dárselas, putos de mierda, ahí, ahí”. Lo próximo fue un “ehhh, amigooo” típico de los militantes K antes del choreo o del asesinato. Los escuché cerca, y aunque no sabía si me decían a mí, me pegué más a los manifestantes de adelante porque tenían chicos y podía darles pelea si les apuntaban a ellos. Siguieron como 4 o 5 llamados más, hasta que me tocan. Saco el brazo inhábil rozado (y preparo silenciosamente el hábil para el tortazo) y miro al groncho (peruano, creo) con cara de “¿qué carajos tenés que tocar?”. Me dice “ehhh, amigooo, tené´ fuegooo?”. Miro mi cigarrillo, y quedaba casi el filtro. Se lo dí en la mano que no estaba sosteniendo el porro, y seguí de largo (en realidad, nunca paré). El pibe prontuario se quedó parado, medio desconcertado, mientras los demás le decían no sé qué cosa. No pasó de ahí. Después me lo volvería a encontrar en el colectivo, más alegre, pero más ubicado también (si puede aplicarse el término).
  14. No hablé con nadie, salvo con una señora que se me pegó con su cacerola y dio charla. Desconocía la existencia del dólar turista, de la corrupción en Formosa, o de los indigentes no censados. Y esa falta de información fue pareja tanto en oposición como en oficialistas “de calle”. Asimismo, había gente que, cuadras antes o después, preguntaban qué era lo que estaba pasando, lo que también indicaba la falta de conocimiento sobre ese reclamo masivo.
  15. Si bien muchos cánticos fueron divertidos, hay que bajarle el tono a ciertas letras. No olvidemos que también hay chicos presentes. “Cristina se la come, Lanata se la dá” es original y festiva, pero no apta para cualquier menor. Aunque viendo lo que hay en la tele o lo que la misma Cámpora canta en las cadenas nacionales…
  16. Una curiosidad bien recibida, fueron los camiones con los móviles noticiosos. Todos señores durante la transmisión, pero al momento de desmontar las cámaras (ya sin transmitir), los camioneros empezaron a hacer sonar las bocinas, reavivando la algarabía. Sí señores, hay gente real de verdad detrás de la parafernalia técnica.
  17. Pese a que había varios reclamos (que ahora se centraban en un puñado bastante importante), yo fui por lo que la oposición dijo que NO fue la gente: para que se vaya Cristina. No hay más arreglo: no se le puede pedir más seguridad, igualdad o libertad, porque ELLA no lo quiere así. Pedirle “que oiga” es repetir la época de la 125 y desestimar todo lo que hizo contra la sociedad toda desde entonces (sí, hasta contra los que la votan por electrodomésticos u otras líneas blancas). Me ví (muy) gratamente sorprendido porque gran parte de los asistentes también pedían lo mismo. Supongo que la oposición política dice que eso no se pidió, porque a la larga, a ellos tampoco les conviene…
  18. Otra cosa que me sorprendió, fue el silencio generalizado de oficialistas (tanto medios, como redes de militantes, y los típicos usuarios apartidistas de mentira), y los pocos manotazos de ahogados tratando de desestimar las cifras, los lugares, o la representatividad de los reclamos. No sé por qué, pero me sigue sorprendiendo lo patéticos que son los kirchneristas cuando el Pueblo se les planta.
  19. La marcha no fue espontánea (yo sabía desde hacía días, aunque muchos sí se enteraron a último momento, y hasta por la tele en el mismo momento), y hubo mucha gente rica. Pero no le veo el punto negativo a eso. Al contrario. La gente le tiene miedo a la palabra “organización”, pero es un síntoma de que estamos aprendiendo a reclamar mejor grupalmente. El éxito de convocatoria, de acciones, y la no violencia, fue una muestra de ello. Es una especie de “organización desorganizada” que está saliendo muy bien dados los resultados. La gente rica también tiene derecho a reclamo, porque también son argentinos, votan, y aportan a las arcas del Estado (incluso más que nosotros). De hecho, es mucho más difícil reclamar y arriesgarse en la calle con las necesidades básicas satisfechas, que uno que no come y no le queda otra. Defenestrar las marchas por la participación de la clase alta, es como decir que son menos argentinos que el resto. Y mucho más injurioso si lo dicen los ultraricos que habitan en las cuevas amigoficialistas del poder y, de pronto, parecen tener menos plata que El Chavo…
  20. Hay que saber trasladar a la vida real las convocatorias pautadas en las redes sociales. Me da la sensación de que todavía hay una falla de comunicación entre ambos mundos. La cantidad de gente que no sabía nada era enorme. Si no pasamos de la virtualidad a lo físico, siempre tendremos el límite de los habitantes de las redes sociales (de una clase media-baja hacia arriba, con manejo de computadoras, acceso a internet sin restricciones, estudios básicos o medios completados, y una edad media que desestima los extremos). Pero tal vez sea una de las taras de no tener un sistema político armado y aceitado.

Otra de las cosas con las que no concordé con el resto, fue el “no te tenemos miedo”. No está mal tener miedo: miedo a la política destructiva, miedo a morir en la calle por nada, miedo a que arruinen (todavía más) la sociedad en la que vivimos, miedo a la implosión malévola de las instituciones que deben defendernos, miedo a echar a perder las próximas generaciones de argentinos, miedo a que los muertos aleatorios por la inseguridad valgan menos que los Montoneros que hoy están en el poder. Ése es un miedo válido, un temor lógico que cada uno de nosotros tenemos (o deberíamos tener) muy dentro nuestro. Pero no hay que tratar de esconderlo negando su existencia, porque no está mal; lo que está mal es no hacer nada con ese miedo, dejarnos paralizar por ese temor, y sentarnos hasta que esa inmovilidad los convierta en realidad. La verdadera valentía no nace de la ausencia de temores, sino de saber cómo canalizarlos para aprender a enfrentarlos. Y el 13 de Septiembre, los argentinos lo hemos logrado. Tal vez estemos un paso más cerca de ganarnos los pantalones largos. Sin violencia o con ella, no dejemos que los miedos espanten lo poco que nos queda de país y de moral. Recordemos este día como el posible principio de una nueva Argentina, una con miedos y fallas, pero también con la capacidad de actuar para derribarlos cuando la Patria nos grita pidiendo ayuda, ya malherida.

Sea como fuere, y esté en lo cierto o no, lo innegable es que, ese día, pudimos arropar a nuestros hijos con una conciencia más limpia, más fortalecida; pudimos sonreírle a nuestros nietos de manera más pura, más protectora; y pudimos mirar a nuestros vecinos con el orgullo de saber que, aunque tarde, supimos responder, y como se debía. Es la conciencia nacional, que quedará plasmada en los anales de la Historia. Puede que la Argentina esté creciendo. Y por eso, es necesario protegerla. Más que nunca. Nunca Menos.

PLPLE

PD: Hoy, sábado 15, a menos de dos días de las marchas, en la misma esquina de Acoyte y Rivadavia (uno de los puntos elegidos por los manifestantes), muchachitos/as de La Cámpora, estaban repartiendo panfletos, casi de prepo. No iba a aceptarlo, pero se me ocurrió en el momento que mejor que destruír pruebas, es exponerlas (más si las estamos pagando nosotros). Dejo un scan de lo que recibí (pulse para ver más grande):

 

Panfleto de La Cámpora luego del cacerolazo del 13S (1)Panfleto de La Cámpora luego del cacerolazo del 13S (1)

El kirchnerismo también tiene miedo. Pero a diferencia nuestra, ellos no saben canalizarlo (sin mentiras ni “caja ajena” de por medio). Y le tienen miedo a un pueblo desarmado y espabilado. Vamos por buen camino.

About these ads

Acerca de PiensoLuegoPiensoLuegoExisto (PLPLE)

Tratando de entender el mundo sin morir en el intento...
Esta entrada fue publicada en Historia, Kirchnerismo, Mi Vida, Mis experiencias, Politica/Economia, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Vientos de cambio: mis experiencias y conclusiones en la marcha del 13 de Septiembre

  1. susana dijo:

    muchas gracias por tu relato serio de lo que fue esta marcha,yo la vivi por television y di vueltas por mi pueblo,nadie salio.miraba emocionada feliz basta de impunidad,inseguridad,de que nos traten como basura por que aqui la tenemos que tener clara los que tienen plata son el poder politico y sus funcionarios quen desde su impunidad miran al pueblo como si fueramos esclavos de sus caprichos gracias……

  2. mercedes dijo:

    Muy bueno tu comentario y tu foto !
    Los canales oficiales mosrtraron al dìa siguiente,una plaza que aun no se habìa llenado de gente ,porque en el Cabildo se hizo un cuello de botella y pasàbamos muy lentamente.Yo di la vuelta y entrè por Avenida de Mayo.
    Es de destacar que nadie invadiò el gran cìrculo de cèsped.Todo en orden y con respeto.
    Y a las 9 y media cuando terminamos de cantar el Himno Nacional y comenzò la desconcentraciòn,mientras caminàbamos por Diagonal ,habìa mucuìsima gente llegando con su cantos y sus banderas argentinas.
    El “no tenemos miedo”,fue en alusiòn a que no estamos de acuerdo con la poco feliz frase de la Presidenta.Pero por supuesto ,yo tengo miedo a la inseguridad ,y a que se instale una dictadura, y a que los legisladores se dejen comprar para votar una re-elecciòn que nos va a llevar al desastre.
    saludos
    mercedes

  3. Comenzó el final para este gobierno ridículo, inepto y corrupto, después de esta monumental marcha la caída en las encuestas va a ser en picada, un destino similar al de Isabelita y De la Rúa: helicóptero, su ruta. Respecto de la estúpida excusa de adjudicarle la marcha a la clase media alta es mentira, yo vi gente pobre, vi jubilados, vi un gran caudal de gente joven (16 años y menos), vi gente de todos los colores, además fue en todo el país, hasta en Santa Cruz, ya no se la banca nadie, que la acaben los K y los grupos izquierdozos con la adoración hipócrita de los pobres como si fueran sus representantes, los pobres siguen siendo pobres después de una década de poder progre-populista y creciendo a tazas chinas, hay más de 10 millones de pobres y han proliferado como nunca las villas miserias, han congelado la pobreza, no les permiten que escalen en la escala social quitándoles las herramientas para hacerlo como la libertad, la educación y el respeto, porque así los tienen de clientes, ahí está la Milagro Salas uniformando a los pobres con símbolos de la Tupac Amarú que les cubre toda la espalda, humillándolos como si fueran ganado, y dándoles casas-cuchas, todas iguales y con el depósito de agua con grandes efigies del Che y de Evita, se las da sin escritura porque si no asisten a los actos partidarios puede sacárselas: mayor degradación del pobre imposible. ¡QUE NO JODAN MÁS CON LA INCLUSIÓN SOCIAL Y LA ADORACIÓN POR LA GENTE HUMILDE, ELLOS SON SUS PEORES ENEMIGOS, LES TIRAN LIMOSNAS COMO LA ASIGNACIÓN UNIVERSAL POR HIJO (340 mangos) QUE NO LES ALCANZA PARA NADA Y SE LO TRAGA LA INFLACIÓN! ¡QUE SE VAYAN YA!¡DEJEN DE MANOTEAR TODAS LAS CAJAS PÚBLICAS PARA INCREMENTARSE SUS PATRIMONIOS!

    Buenísimo tu escrito!!!
    Saludos!

  4. ioseelmago dijo:

    Hola,El 13 ,me había olvidado de la marcha,y eso que me avisaron por mail,justo tenia que trabajar a la noche para suplantar a un compañero.Me hice una siestita y me quede dormido, así que salí apurado,mientras me preparaba escuche en la radio que comenzaba una marcha con cacerolazo,pero me tenia que ir.en medio del centro de mi ciudad un quilombo de transito,no entendía nada.llego al laburo,y pongo la radio, ahí me doy cuenta que era lo que pasaba.Ya esta convocada otra marcha para el 28.Espero que esta ves no me olvide y no tenga que trabajar.
    P.D.:Cuando miraba en la tele los resúmenes de lo ocurrido,me acorde de vos,del cambio,de que se puede hacer sin violencia.Asta que escuche que el gobierno piensa realizar dos contra marchas, ahí me di cuenta que no razonan.Me temo que si haya violencia.

  5. Juan dijo:

    Aguante Clarín, y su poderío comunicacional de información parcializada!!
    Aguante El Dolar, y su venidero declive que nos hará a todos más pobres de la nada!!
    Aguante El Derecho Privado, y el desprecio al “populacho” y sus privados derechos!!
    Aguante El Chovinismo, y pensar que haber nacido en un país ya alcanza para creer que es mejor!!
    Aguante La xenofobia, y que a una persona se le pueda tratar de “Peruano, Paraguayo, Uruguayo, Chileno, etc” (y nunca a un Alemán o Italiano remarcarle peyorativamente su nacionalidad)
    Y Aguanten algunos Argentinos, que sabiéndose “superiores” se permiten el derecho a dudarlo.

  6. @Susana: Es muy frustrante que suceda lo que te pasó. Yo lo sufrí antes, y eso que vivo en Capital Federal. Pero ésta vez, fue distinto. La gente sigue (en muchísimos lugares) con miedo unos, sin acompañamiento otros, y con pagos o lavados de cerebro (los más), y logran que éste modelo se siga perpetuando. Hay que saber dirigir el miedo y desmitificar a los embaucadores, es la única forma de poder seguir adelante, logrando una Argentina más aunada, que tire para el lado donde debe. Saludos y gracias a vos!

    @Mercedes: Muchas gracias por tus saludos y relatos! Aclaro igual que la foto es de Clarín, no es mía; pero hubo de sobra esta vez, estuve mucho tiempo ver cuál podía ser la adecuada.
    Lo de la no invasión del césped, lo sé. Pero parece que para el actual brazo derecho de Cristina, Abal Medina, eso no quiso decir que la gente respetó la plaza y no la destruyó ni la pintó (como hacen ellos), sino que ustedes no querían mancharse los zapatos con pasto.
    Duró mucho la protesta, y como decís, mientras otros se iban, otros llegaban. Por eso creo que hubo mucha más gente de la que se dijo, porque las mediciones tomaron los horarios con mayores concentraciones para el conteo, pero no tuvieron en cuenta el recambio. Yo llegué pasadas las 22 horas por el laburo, y ahí inclusive seguía llegando gente mientras otros se marchaban. Y no podemos dejar de sumar a la gente que no pudo (o se enteró recién al momento) y que le sumó 1 millón de televidentes a TN. Aunque la quieran tirar abajo, no van a poder.

    Saludos y gracias!

  7. @Eduardo Omar (Ceo): Espero que sea realmente así, que sea un síntoma de cambio y no otro amague popular. Pero hoy, lo sigo sintiendo parte de lo primero.
    Tal cuál decís, hubo gente de todos los colores y estratos, y creo que al Gobierno le va a jugar una muy mala pasada la apuesta de desestimar eso. Ya mismo hay gente K (que no fue, pero vió todo por TV) que está cuestionando los dichos oficialistas mismos. No se puede negar la realidad, menos hasta cuando fue mediatizada por algunos canales del gobierno (y, repito, seguían diciendo que eran “Essen”, aunque en las imágenes se viera lo contrario). Además, sucedió en muchísimos lugares, imposible ocultarlo. Si hasta pasó en la misma San Juan, en donde Cristina había escapado para dar un discurso en ese mismo minuto.

    “Los pobres siguen siendo pobres después de una década de poder progre-populista” es la mejor frase que se le puede decir a un K para tirarle abajo cualquier lectura filosófica que quiera hacer sobre… cualquier cosa. Y pensar que siguen diciendo que laburan para ellos, y ni quisieron censar a los indigentes porque les cagaban las estadísticas en el 2010. Ya no pueden alegar ceguera o falta de información: los que se comen éste modelo son simplemente pelotudos o beneficiados por los K. No quedan más explicaciones.

    Concuerdo con el resto del comentario, y adhiero también al pedido de que se vaya. No al “escuche más”, no al “deje de atacar”, ya es fuera o nada. Pedir menos es ir contra el país. Como diría un famoso exreferí, “por lo menos, así lo veo yo”.

    Saludos y muchas gracias!

  8. @ioseelmago: Muchas gracias por tu relato! Sorprendió a mucha gente en lugares donde nunca pasaba nada, y casi apuesto que en tu ciudad tampoco había una cámara o no la nombraron como una de las manifestantes. Fue tanto que no se pudo relatar todo.

    Yo siempre tuve la esperanza de que el cambio se hiciera sin violencia, pero aclaré que lo creo poco posible, y que el gobierno mismo va a iniciar agresiones civiles que (ésta vez) los civiles no van a soportar. Imaginate que no se pude desactivar tanta ONG terrorista y aparato político sanguijuela, sin que corra ni una gota de sangre. Nosotros no vamos a resignar el país, ni la pérdida de vidas, ni valores por los que luchaba gente como San Martín; y ellos no van a resignar perder su estilo de vida, posible gracias a los K.
    Aunque parezca mentira, la marcha del 13S me hizo tener un poquito más de esperanza en el cambio no violento, porque puede que el miedo supere a los K y decidan, temiendo por sus vidas, dejar el poder de prepo. Conste que sigo pensando que un cambio violento va a ocurrir (acá o más adelante, con otro gobierno, porque la crisis que hay debajo no va a pasar con los Kirchner), pero que ésta vez se puede evitar. Lamentablemente, no queda en nuestras manos… Lo de las contramarchas es algo que aporta a la desesperanza, evidentemente…

    Como PD, te digo que la marcha para fin de mes parece ser falsa, y es en realidad una de las marchas proK de las que hablás. Recién se está hablando de una para Octubre, con remeras blancas. Pero todavía no hay nada oficial. Cuidado, que los K siguen haciendo de las suyas, inclusive con cosas como ésas…

    Saludos y gracias!!

    @Juan: Gracias por escribir tanto y no poner nada. Si necesitás votos para Cacha Abierta, contá conmigo.
    Saludos

  9. Jorge dijo:

    Excelente analisis…..la llamada (oposicion) asi entre parentesis, deberia tomar nota de esto y tratar de canalizar esta protesta hasta transformar todos los pedidos y reclamos alli expuestos en plataforma, tal como se pedia en algunos carteles de la misma marcha.
    Hasta el 1ro. de Octubre con remeras blancas……

  10. @Jorge: Creo que la oposición no debería canalizar esta protesta, sino empezar a responder por sí mismos sobre las inacciones de la que ellos mismos son culpables, y que permitieron (en parte) que este aparato se asentara eternamente. El cachetazo va tanto para oficialismo como para oposición. La gente responderá en base a esas actuaciones, y no creo que deban armar una plataforma con lo que pide la gente, simplemente porque son cosas básicas que todos ellos deberían saber ya. A menos, claro, que surja otro partido que utilice esos pedidos como base. Sino, será solamente un lifting conveniente para los dinosaurios políticos de siempre.

    Saludos, muchas gracias por el comentario y concepto, y nos vemos en Octubre!

  11. Pingback: Bitacoras.com

  12. Pingback: Argentina: Why are Citizens Outraged? · Global Voices

  13. Pingback: Argentina: Why are Citizens Outraged? :: Elites TV

  14. Pingback: ¿Te pareció violenta la marcha del 13S? ¡Andate bien a la concha de tu puta madre! « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

  15. Pingback: Perché sono indignati gli argentini? · Global Voices in Italiano

  16. Pingback: Argentyna: Co jest źródłem oburzenia Argentyńczyków? · Global Voices po polsku

  17. Pingback: La Nueva Argentina: 1- #8N y la evolución de la protesta « **Pienso, Luego Pienso, Luego Existo** (PLPLE)

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s